A THOUSAND WORDS - Alex Waterhouse-Hayward's blog on pictures, plants, politics and whatever else is on his mind.




 

The Dagger - El Puñal
Sunday, November 27, 2016







Sometimes the memory of a story I am sure I have read recedes from it. I believe that in the late 50 I read a story by Ray Bradbury about a man who manhandles his inanimate objects. One morning his electric razor is bent on revenge and attacks him.

It was on one of William Safire’s On Language columns in the Sunday NY Times Magazine that I first read about resistentialism.

My Wikipedia informs me:
Resistentialism

Resistentialism is a jocular theory to describe "seemingly spiteful behavior manifested by inanimate objects", where objects that cause problems (like lost keys or a runaway bouncy ball) are said to exhibit a high degree of malice toward humans. The theory posits a war being fought between humans and inanimate objects, and all the little annoyances that objects cause throughout the day are battles between the two. The concept was not new in 1948 when humorist Paul Jennings coined this name for it in a piece titled "Report on Resistentialism", published in The Spectator that year and reprinted in The New York Times; the word is a blend of the Latin res ("thing"), the French resister ("to resist"), and the existentialism school of philosophy. The movement is a spoof of existentialism in general, and Jean-Paul Sartre in particular, Jennings naming the fictional inventor of Resistentialism as Pierre-Marie Ventre. The slogan of Resistentialism is "Les choses sont contre nous" ("Things are against us").

I have long experience with the reality of existentialism. My flash cords and extension cables knot up and even though I am Alexander I cannot use that other Alexander’s method successfully without electrocuting myself. I can look at a piece of photographic equipment and it will fail. This is why I have always protected my very good reputation by carrying two of everything. My Rosemary has two peculiar talents. One is her inability to open jars and bottles and especially tamper proof medicine bottles. She can also flick an electrical switch and lightbulbs will burn out at what I am sure exceeds the statistics pf probability.

Resistentialism or a more intelligent (if I can say that) form of it is central in more than one Jorge Luís Borges story and poem and particularly in one called El Encuentro. There is no English translation of this short story that features armas blancas (the Spanish word for bladed weapons) that lie behind a glass cabinet. They, a particular two, are waiting to be grabbed by a hapless human so that both can perform what they have been designed to do which is to kill. In the case of El Encuentro the two knives do their damage and are returned to the cabinet, ready and wait for the next set of human hands. In a second El Puñal, a poem, it’s the same story but more subtle. The English translation is terrific as it it by the recently deceased Norman Thomas di Giovanni and expert translator of Borges and other Latin American authors




El puñal – Jorge Luís Borges

En un cajón hay un puñal. Fue forjado en Toledo, a fines del siglo pasado;Luis Melián Lafinur se lo dio a mi padre, que lo trajo del Uruguay; Evaristo Carriego lo tuvo alguna vez en la mano.

       

Quienes lo ven tienen que jugar un rato con él; se advierte que hace mucho que lo buscaban; la mano se apresura a apretar la empuñadura que la espera; la hoja obediente y poderosa juega con precisión en la vaina.

       

Otra cosa quiere el puñal. Es más que una estructura hecha de metales hombres lo pensaron y lo formaron para un fin muy preciso; es de algún modo eterno, el puñal que anochece mató a un hombre en Tacuarembó y los puñales que mataron a César. Quiere matar, quiere derramar brusca

sangre.



En un cajón del escritorio, entre borradores y cartas,

interminablemente sueña el puñal su sencillo sueño del tigre, y la mano se anima cuando lo rige porque el metal se anima, el metal que presiente en cada contacto al homicida para quien lo crearon los hombres. A veces me da lástima. Tanta dureza, tanta fe, tan impasible o inocente soberbia, y los años pasan inútiles.



The Dagger – Jorge Luís Borges – Translated by Norman Thomas di Giovanni

To Margarita Bunge

A dagger rests in a drawer. It was forged in Toledo at the end of the last century. Luis Melián Lafinur gave it to my father, who brought it from Uruguay. Evaristo Carriego once held it in his hand.



Whoever lays eyes on it has to pick up the dagger and toy with it, as if he had always been on the lookout for it. The hand is quick to grip the waiting hilt, and the powerful obeying blade slides in and out of the sheath with a click.



This is not what the dagger wants. It is more than a structure of metal; men conceived it and shaped it with a single end in mind. It is, in some eternal way, the dagger that last night knifed a man in Tacuarembó and the daggers that rained on Caesar. It wants to kill, it wants to shed sudden blood.



In a drawer of my writing table, among draft pages and old letters, the dagger dreams over and over its simple tiger's dream. On wielding it the hand comes alive because the metal comes alive, sensing itself, each time handled, in touch with the killer for whom it was forged.



At times I am sorry for it. Such power and single-mindedness, so impassive or innocent its pride, and the years slip by, unheeding.

[1954]



El Encuentro – Jorge Luís Borges

A Susana Bombal

Quien recorre los diarios cada mañana lo hace para el olvido o para el diálogo casual de esa tarde, y así no es raro que ya nadie recuerde, o recuerde como en un sueño, el caso entonces discutido y famoso de Maneco Uriarte y de Duncan. El hecho aconteció, por lo demás, hacia 1910, el año del cometa y del Centenario, y son tantas las cosas que desde entonces hemos poseído y perdido. Los protagonistas ya han muerto; quienes fueron testigos del episodio juraron un solemne silencio. También yo alcé la mano para jurar y sentí la importancia de aquel rito, con toda la romántica seriedad de mis nueve o diez años. No sé si los demás advirtieron que yo había dado mi palabra; no sé si guardaron la suya. Sea lo que fuere, aquí va la historia, con las inevitables variaciones que traen el tiempo y la buena o la mala literatura.



Mi primo Lafinur me llevó esa tarde a un asado en la quinta de Los Laureles. No puedo precisar su topografía; pensemos en uno de esos pueblos del Norte, sombreados y apacibles, que van declinando hacia el río y que nada tienen que ver con la larga ciudad y con su llanura. El viaje en tren duró lo bastante para que me pareciera tedioso, pero el tiempo de los niños, como se sabe, fluye con lentitud. Había empezado a oscurecer cuando atravesamos el portón de la quinta. Ahí estaban, sentí, las antiguas cosas elementales: el olor de la carne que se dora, los árboles, los perros, las ramas secas, el fuego que reúne a los hombres.





Los invitados no pasaban de una docena; todos, gente grande. El mayor, lo supe después, no había cumplido aún los treinta años. Eran, no tardé en comprender, doctos en temas de los que sigo siendo indigno: caballos de carrera, sastrería, vehículos, mujeres notoriamente costosas. Nadie turbó mi timidez, nadie reparó en mí. El cordero, preparado con diestra lentitud por uno de los peones, nos demoró en el largo comedor. Las fechas de los vinos se discutieron. Había una guitarra; mi primo, creo recordar, entonó La tapera y El gaucho de Elías Regules y unas décimas en lunfardo, en el menesteroso lunfardo de aquellos años, sobre un duelo a cuchillo en una casa de la calle Junín. Trajeron el café y los cigarros de hoja. Ni una palabra de volver. Yo sentía (la frase es de Lugones) el miedo de lo demasiado tarde. No quise mirar el reloj. Para disimular mi soledad de chico entre mayores, apuré sin agrado una copa o dos. Uriarte propuso a gritos a Duncan un póker mano a mano. Alguien objetó que esa manera de jugar solía ser muy pobre y sugirió una mesa de cuatro. Duncan lo apoyó, pero Uriarte, con una obstinación que no entendí, ni traté de entender, insistió en lo primero. Fuera del truco, cuyo fin esencial es poblar el tiempo con diabluras y versos y de los modestos laberintos del solitario, nunca me gustaron los naipes. Me escurrí sin que nadie lo notara. Un caserón desconocido y oscuro (sólo en el comedor había luz) significa más para un niño que un país ignorado para un viajero. Paso a paso exploré las habitaciones; recuerdo una sala de billar, una galería de cristales con formas de rectángulos y de rombos, un par de sillones de hamaca y una ventana desde la cual se divisaba una glorieta. En la oscuridad me perdí; el dueño de casa, cuyo nombre, a la vuelta de los años, puede ser Acevedo o Acebal, dio por fin conmigo. Por bondad o para complacer su vanidad de coleccionista, me llevó a una vitrina. Cuando prendió la lámpara, vi que contenía armas blancas. Eran cuchillos que en su manejo se habían hecho famosos. Me dijo que tenía un campito por el lado de Pergamino y que yendo y viniendo por la provincia había ido juntando esas cosas. Abrió la vitrina y sin mirar las indicaciones de las tarjetas, me refirió su historia, siempre más o menos la misma, con diferencias de localidades y fechas. Le pregunté si entre las armas no figuraba la daga de Moreira, en aquel tiempo el arquetipo del gaucho, como después lo fueron Martín Fierro y Don Segundo Sombra. Hubo de confesar que no, pero que podía mostrarme una igual, con el gavilán en forma de U. Lo interrumpieron unas voces airadas. Cerró inmediatamente la vitrina; yo lo seguí.



Uriarte vociferaba que su adversario le había hecho una trampa. Los compañeros los rodeaban, de pie. Duncan, recuerdo, era más alto que los otros, robusto, algo cargado de hombros, inexpresivo, de un rubio casi blanco; Maneco Uriarte era movedizo, moreno, acaso achinado, con un bigote petulante y escaso. Era evidente que todos estaban ebrios; no sé si había en el piso dos o tres botellas tiradas o si el abuso del cinematógrafo me sugiere esa falsa memoria. Las injurias de Uriarte no cejaban, agudas y ya obscenas. Duncan parecía no oírlo; al fin, como cansado, se levantó y le dio un puñetazo. Uriarte, desde el suelo, gritó que no iba a tolerar esa afrenta y lo retó a batirse.



Duncan dijo que no, y agregó a manera de explicación:



–Lo que pasa es que le tengo miedo.



La carcajada fue general.



Uriarte, ya de pie, replicó:



–Voy a batirme con usted y ahora mismo.



Alguien, Dios lo perdone, hizo notar que armas no faltaban.



No sé quién abrió la vitrina. Maneco Uriarte buscó el arma más vistosa y más larga, la del gavilán en forma de U; Duncan, casi al desgaire, un cuchillo de cabo de madera, con la figura de un arbolito en la hoja. Otro dijo que era muy de Maneco elegir una espada. A nadie le asombró que le temblara en aquel momento la mano; a todos, que a Duncan le pasara lo mismo.



La tradición exige que los hombres en trance de pelear no ofendan la casa en que están y salgan afuera. Medio en jarana, medio en serio, salimos a la húmeda noche. Yo no estaba ebrio de vino, pero sí de aventura; yo anhelaba que alguien matara, para poder contarlo después y para recordarlo. Quizá en aquel momento los otros no eran más adultos que yo. También sentí que un remolino, que nadie era capaz de sujetar, nos arrastraba y nos perdía. No se prestaba mayor fe a la acusación de Maneco; todos la interpretaban como fruto de una vieja rivalidad, exacerbada por el vino.



Caminamos entre árboles, dejamos atrás la glorieta. Uriarte y Duncan iban a la cabeza; me extrañó que se vigilaran, como temiendo una sorpresa. Bordeamos un cantero de césped. Duncan dijo con suave autoridad:



–Este lugar es aparente.



Los dos quedaron en el centro, indecisos. Una voz les gritó:



–Suelten esa ferretería que los estorba y agárrense de veras.



Pero ya los hombres peleaban. Al principio lo hicieron con torpeza, como si temieran herirse; al principio miraban los aceros, pero después los ojos del contrario. Uriarte había olvidado su ira; Duncan, su indiferencia o desdén. El peligro los había transfigurado; ahora eran dos hombres los que peleaban, no dos muchachos. Yo había previsto la pelea como un caos de acero, pero pude seguirla, o casi seguirla, como si fuera un ajedrez. Los años, claro está, no habrán dejado de exaltar o de oscurecer lo que vi. No sé cuánto duró; hay hechos que no se sujetan a la común medida del tiempo.



Sin el poncho que hace de guardia, paraban con el antebrazo los golpes. Las mangas, pronto jironadas, se iban oscureciendo de sangre. Pensé que nos habíamos engañado al presuponer que desconocían esa clase de esgrima. No tardé en advertir que se manejaban de manera distinta. Las armas eran desparejas. Duncan, para salvar esa desventaja, quería estar muy cerca del otro; Uriarte retrocedía para tirarse en puñaladas largas y bajas. La misma voz que había indicado la vitrina gritó:



–Se están matando. No los dejen seguir.



Nadie se atrevió a intervenir. Uriarte había perdido terreno; Duncan entonces lo cargó. Ya casi se tocaban los cuerpos. El acero de Uriarte buscaba la cara de Duncan. Bruscamente nos pareció más corto, porque había penetrado en el pecho. Duncan quedó tendido en el césped. Fue entonces cuando dijo con voz muy baja:



–Qué raro. Todo esto es como un sueño.



No cerró los ojos, no se movió y yo había visto a un hombre matar a otro.



Maneco Uriarte se inclinó sobre el muerto y le pidió que lo perdonara. Sollozaba sin disimulo. El hecho que acababa de cometer lo sobrepasaba. Ahora sé que se arrepentía menos de un crimen que de la ejecución de un acto insensato.



No quise mirar más. Lo que yo había anhelado había ocurrido y me dejaba roto. Lafinur me dijo después que tuvieron que forcejear para arrancar el arma. Se formó un conciliábulo. Resolvieron mentir lo menos posible y elevar el duelo a cuchillo a un duelo con espadas. Cuatro se ofrecieron como padrinos, entre ellos Acebal. Todo se arregla en Buenos Aires; alguien es siempre amigo de alguien.



Sobre la mesa de caoba quedó un desorden de barajas inglesas y de billetes que nadie quería mirar o tocar.



En los años siguientes pensé más de una vez en confiar la historia a un amigo, pero siempre sentí que ser poseedor de un secreto me halagaba más que contarlo. Hacia 1929, un diálogo casual me movió de pronto a romper el largo silencio. El comisario retirado don José Olave me había contado historias de cuchilleros del bajo del Retiro; observó que esa gente era capaz de cualquier felonía, con tal de madrugar al contrario, y que antes de los Podestá y de Gutiérrez casi no hubo duelos criollos. Le dije haber sido testigo de uno y le narré lo sucedido hace tantos años.



Me oyó con atención profesional y después me dijo:



–¿Está seguro de que Uriarte y el otro no habían visteado nunca? A lo mejor, alguna temporada en el campo les había servido de algo.



–No –le contesté–. Todos los de esa noche se conocían y todos estaban atónitos.



Olave prosiguió sin apuro, como si pensara en voz alta:



–Una de las dagas tenía el gavilán en forma de U. Dagas como ésas hubo dos que se hicieron famosas: la de Moreira y la de Juan Almada, por Tapalquén.



Algo se despertó en mi memoria; Olave prosiguió:



–Usted mentó asimismo un cuchillo con cabo de madera, de la marca de Arbolito. Armas como ésas hay de a miles, pero hubo una...



Se detuvo un momento y prosiguió:



–El señor Acevedo tenía su establecimiento de campo cerca de Pergamino. Precisamente por aquellos pagos anduvo, a fines del siglo, otro pendenciero de mentas: Juan Almanza. Desde la primera muerte que hizo, a los catorce años, usaba siempre un cuchillo corto de ésos, porque le trajo suerte. Juan Almanza y Juan Almada se tomaron inquina, porque la gente los confundía. Durante mucho tiempo se buscaron y nunca se encontraron. A Juan Almanza lo mató una bala perdida, en unas elecciones. El otro, creo, murió de muerte natural en el hospital de Las Flores.



Nada más se dijo esa tarde. Nos quedamos pensando.



Nueve o diez hombres, que ya han muerto, vieron lo que vieron mis ojos –la larga estocada en el cuerpo y el cuerpo bajo el cielo– pero el fin de otra historia más antigua fue lo que vieron. Maneco Uriarte no mató a Duncan; las armas, no los hombres, pelearon. Habían dormido, lado a lado, en una vitrina, hasta que las manos las despertaron. Acaso se agitaron al despertar; por eso tembló el puño de Uriarte, por eso tembló el puño de Duncan. Las dos sabían pelear –no sus instrumentos, los hombres– y pelearon bien esa noche. Se habían buscado largamente, por los largos caminos de la provincia, y por fin se encontraron, cuando sus gauchos ya eran polvo. En su hierro dormía y acechaba un rencor humano.



Las cosas duran más que la gente. Quién sabe si la historia concluye aquí, quién sabe si no volverán a encontrarse.







     

Previous Posts
The Now of Then

Grace Kelly's Neck

Blanca Rosa de un Jardín Borrado

Sirius - that Dog Star Dog

A Pant Brush - William Blake

So That Our Hands Would Meet - Jorge Luís Borges

Not at an Arm's Length

Arrival - No Zap-Gun Science Fiction

Potato & Leek Soup - Not

Manrique - Detective Steven Prenzl & His Pepper Sp...



Archives
1/15/06 - 1/22/06

1/22/06 - 1/29/06

1/29/06 - 2/5/06

2/5/06 - 2/12/06

2/12/06 - 2/19/06

2/19/06 - 2/26/06

2/26/06 - 3/5/06

3/5/06 - 3/12/06

3/12/06 - 3/19/06

3/19/06 - 3/26/06

3/26/06 - 4/2/06

4/2/06 - 4/9/06

4/9/06 - 4/16/06

4/16/06 - 4/23/06

4/23/06 - 4/30/06

4/30/06 - 5/7/06

5/7/06 - 5/14/06

5/14/06 - 5/21/06

5/21/06 - 5/28/06

5/28/06 - 6/4/06

6/4/06 - 6/11/06

6/11/06 - 6/18/06

6/18/06 - 6/25/06

6/25/06 - 7/2/06

7/2/06 - 7/9/06

7/9/06 - 7/16/06

7/16/06 - 7/23/06

7/23/06 - 7/30/06

7/30/06 - 8/6/06

8/6/06 - 8/13/06

8/13/06 - 8/20/06

8/20/06 - 8/27/06

8/27/06 - 9/3/06

9/3/06 - 9/10/06

9/10/06 - 9/17/06

9/17/06 - 9/24/06

9/24/06 - 10/1/06

10/1/06 - 10/8/06

10/8/06 - 10/15/06

10/15/06 - 10/22/06

10/22/06 - 10/29/06

10/29/06 - 11/5/06

11/5/06 - 11/12/06

11/12/06 - 11/19/06

11/19/06 - 11/26/06

11/26/06 - 12/3/06

12/3/06 - 12/10/06

12/10/06 - 12/17/06

12/17/06 - 12/24/06

12/24/06 - 12/31/06

12/31/06 - 1/7/07

1/7/07 - 1/14/07

1/14/07 - 1/21/07

1/21/07 - 1/28/07

1/28/07 - 2/4/07

2/4/07 - 2/11/07

2/11/07 - 2/18/07

2/18/07 - 2/25/07

2/25/07 - 3/4/07

3/4/07 - 3/11/07

3/11/07 - 3/18/07

3/18/07 - 3/25/07

3/25/07 - 4/1/07

4/1/07 - 4/8/07

4/8/07 - 4/15/07

4/15/07 - 4/22/07

4/22/07 - 4/29/07

4/29/07 - 5/6/07

5/6/07 - 5/13/07

5/13/07 - 5/20/07

5/20/07 - 5/27/07

5/27/07 - 6/3/07

6/3/07 - 6/10/07

6/10/07 - 6/17/07

6/17/07 - 6/24/07

6/24/07 - 7/1/07

7/1/07 - 7/8/07

7/8/07 - 7/15/07

7/15/07 - 7/22/07

7/22/07 - 7/29/07

7/29/07 - 8/5/07

8/5/07 - 8/12/07

8/12/07 - 8/19/07

8/19/07 - 8/26/07

8/26/07 - 9/2/07

9/2/07 - 9/9/07

9/9/07 - 9/16/07

9/16/07 - 9/23/07

9/23/07 - 9/30/07

9/30/07 - 10/7/07

10/7/07 - 10/14/07

10/14/07 - 10/21/07

10/21/07 - 10/28/07

10/28/07 - 11/4/07

11/4/07 - 11/11/07

11/11/07 - 11/18/07

11/18/07 - 11/25/07

11/25/07 - 12/2/07

12/2/07 - 12/9/07

12/9/07 - 12/16/07

12/16/07 - 12/23/07

12/23/07 - 12/30/07

12/30/07 - 1/6/08

1/6/08 - 1/13/08

1/13/08 - 1/20/08

1/20/08 - 1/27/08

1/27/08 - 2/3/08

2/3/08 - 2/10/08

2/10/08 - 2/17/08

2/17/08 - 2/24/08

2/24/08 - 3/2/08

3/2/08 - 3/9/08

3/9/08 - 3/16/08

3/16/08 - 3/23/08

3/23/08 - 3/30/08

3/30/08 - 4/6/08

4/6/08 - 4/13/08

4/13/08 - 4/20/08

4/20/08 - 4/27/08

4/27/08 - 5/4/08

5/4/08 - 5/11/08

5/11/08 - 5/18/08

5/18/08 - 5/25/08

5/25/08 - 6/1/08

6/1/08 - 6/8/08

6/8/08 - 6/15/08

6/15/08 - 6/22/08

6/22/08 - 6/29/08

6/29/08 - 7/6/08

7/6/08 - 7/13/08

7/13/08 - 7/20/08

7/20/08 - 7/27/08

7/27/08 - 8/3/08

8/3/08 - 8/10/08

8/10/08 - 8/17/08

8/17/08 - 8/24/08

8/24/08 - 8/31/08

8/31/08 - 9/7/08

9/7/08 - 9/14/08

9/14/08 - 9/21/08

9/21/08 - 9/28/08

9/28/08 - 10/5/08

10/5/08 - 10/12/08

10/12/08 - 10/19/08

10/19/08 - 10/26/08

10/26/08 - 11/2/08

11/2/08 - 11/9/08

11/9/08 - 11/16/08

11/16/08 - 11/23/08

11/23/08 - 11/30/08

11/30/08 - 12/7/08

12/7/08 - 12/14/08

12/14/08 - 12/21/08

12/21/08 - 12/28/08

12/28/08 - 1/4/09

1/4/09 - 1/11/09

1/11/09 - 1/18/09

1/18/09 - 1/25/09

1/25/09 - 2/1/09

2/1/09 - 2/8/09

2/8/09 - 2/15/09

2/15/09 - 2/22/09

2/22/09 - 3/1/09

3/1/09 - 3/8/09

3/8/09 - 3/15/09

3/15/09 - 3/22/09

3/22/09 - 3/29/09

3/29/09 - 4/5/09

4/5/09 - 4/12/09

4/12/09 - 4/19/09

4/19/09 - 4/26/09

4/26/09 - 5/3/09

5/3/09 - 5/10/09

5/10/09 - 5/17/09

5/17/09 - 5/24/09

5/24/09 - 5/31/09

5/31/09 - 6/7/09

6/7/09 - 6/14/09

6/14/09 - 6/21/09

6/21/09 - 6/28/09

6/28/09 - 7/5/09

7/5/09 - 7/12/09

7/12/09 - 7/19/09

7/19/09 - 7/26/09

7/26/09 - 8/2/09

8/2/09 - 8/9/09

8/9/09 - 8/16/09

8/16/09 - 8/23/09

8/23/09 - 8/30/09

8/30/09 - 9/6/09

9/6/09 - 9/13/09

9/13/09 - 9/20/09

9/20/09 - 9/27/09

9/27/09 - 10/4/09

10/4/09 - 10/11/09

10/11/09 - 10/18/09

10/18/09 - 10/25/09

10/25/09 - 11/1/09

11/1/09 - 11/8/09

11/8/09 - 11/15/09

11/15/09 - 11/22/09

11/22/09 - 11/29/09

11/29/09 - 12/6/09

12/6/09 - 12/13/09

12/13/09 - 12/20/09

12/20/09 - 12/27/09

12/27/09 - 1/3/10

1/3/10 - 1/10/10

1/10/10 - 1/17/10

1/17/10 - 1/24/10

1/24/10 - 1/31/10

1/31/10 - 2/7/10

2/7/10 - 2/14/10

2/14/10 - 2/21/10

2/21/10 - 2/28/10

2/28/10 - 3/7/10

3/7/10 - 3/14/10

3/14/10 - 3/21/10

3/21/10 - 3/28/10

3/28/10 - 4/4/10

4/4/10 - 4/11/10

4/11/10 - 4/18/10

4/18/10 - 4/25/10

4/25/10 - 5/2/10

5/2/10 - 5/9/10

5/9/10 - 5/16/10

5/16/10 - 5/23/10

5/23/10 - 5/30/10

5/30/10 - 6/6/10

6/6/10 - 6/13/10

6/13/10 - 6/20/10

6/20/10 - 6/27/10

6/27/10 - 7/4/10

7/4/10 - 7/11/10

7/11/10 - 7/18/10

7/18/10 - 7/25/10

7/25/10 - 8/1/10

8/1/10 - 8/8/10

8/8/10 - 8/15/10

8/15/10 - 8/22/10

8/22/10 - 8/29/10

8/29/10 - 9/5/10

9/5/10 - 9/12/10

9/12/10 - 9/19/10

9/19/10 - 9/26/10

9/26/10 - 10/3/10

10/3/10 - 10/10/10

10/10/10 - 10/17/10

10/17/10 - 10/24/10

10/24/10 - 10/31/10

10/31/10 - 11/7/10

11/7/10 - 11/14/10

11/14/10 - 11/21/10

11/21/10 - 11/28/10

11/28/10 - 12/5/10

12/5/10 - 12/12/10

12/12/10 - 12/19/10

12/19/10 - 12/26/10

12/26/10 - 1/2/11

1/2/11 - 1/9/11

1/9/11 - 1/16/11

1/16/11 - 1/23/11

1/23/11 - 1/30/11

1/30/11 - 2/6/11

2/6/11 - 2/13/11

2/13/11 - 2/20/11

2/20/11 - 2/27/11

2/27/11 - 3/6/11

3/6/11 - 3/13/11

3/13/11 - 3/20/11

3/20/11 - 3/27/11

3/27/11 - 4/3/11

4/3/11 - 4/10/11

4/10/11 - 4/17/11

4/17/11 - 4/24/11

4/24/11 - 5/1/11

5/1/11 - 5/8/11

5/8/11 - 5/15/11

5/15/11 - 5/22/11

5/22/11 - 5/29/11

5/29/11 - 6/5/11

6/5/11 - 6/12/11

6/12/11 - 6/19/11

6/19/11 - 6/26/11

6/26/11 - 7/3/11

7/3/11 - 7/10/11

7/10/11 - 7/17/11

7/17/11 - 7/24/11

7/24/11 - 7/31/11

7/31/11 - 8/7/11

8/7/11 - 8/14/11

8/14/11 - 8/21/11

8/21/11 - 8/28/11

8/28/11 - 9/4/11

9/4/11 - 9/11/11

9/11/11 - 9/18/11

9/18/11 - 9/25/11

9/25/11 - 10/2/11

10/2/11 - 10/9/11

10/9/11 - 10/16/11

10/16/11 - 10/23/11

10/23/11 - 10/30/11

10/30/11 - 11/6/11

11/6/11 - 11/13/11

11/13/11 - 11/20/11

11/20/11 - 11/27/11

11/27/11 - 12/4/11

12/4/11 - 12/11/11

12/11/11 - 12/18/11

12/18/11 - 12/25/11

12/25/11 - 1/1/12

1/1/12 - 1/8/12

1/8/12 - 1/15/12

1/15/12 - 1/22/12

1/22/12 - 1/29/12

1/29/12 - 2/5/12

2/5/12 - 2/12/12

2/12/12 - 2/19/12

2/19/12 - 2/26/12

2/26/12 - 3/4/12

3/4/12 - 3/11/12

3/11/12 - 3/18/12

3/18/12 - 3/25/12

3/25/12 - 4/1/12

4/1/12 - 4/8/12

4/8/12 - 4/15/12

4/15/12 - 4/22/12

4/22/12 - 4/29/12

4/29/12 - 5/6/12

5/6/12 - 5/13/12

5/13/12 - 5/20/12

5/20/12 - 5/27/12

5/27/12 - 6/3/12

6/3/12 - 6/10/12

6/10/12 - 6/17/12

6/17/12 - 6/24/12

6/24/12 - 7/1/12

7/1/12 - 7/8/12

7/8/12 - 7/15/12

7/15/12 - 7/22/12

7/22/12 - 7/29/12

7/29/12 - 8/5/12

8/5/12 - 8/12/12

8/12/12 - 8/19/12

8/19/12 - 8/26/12

8/26/12 - 9/2/12

9/2/12 - 9/9/12

9/9/12 - 9/16/12

9/16/12 - 9/23/12

9/23/12 - 9/30/12

9/30/12 - 10/7/12

10/7/12 - 10/14/12

10/14/12 - 10/21/12

10/21/12 - 10/28/12

10/28/12 - 11/4/12

11/4/12 - 11/11/12

11/11/12 - 11/18/12

11/18/12 - 11/25/12

11/25/12 - 12/2/12

12/2/12 - 12/9/12

12/9/12 - 12/16/12

12/16/12 - 12/23/12

12/23/12 - 12/30/12

12/30/12 - 1/6/13

1/6/13 - 1/13/13

1/13/13 - 1/20/13

1/20/13 - 1/27/13

1/27/13 - 2/3/13

2/3/13 - 2/10/13

2/10/13 - 2/17/13

2/17/13 - 2/24/13

2/24/13 - 3/3/13

3/3/13 - 3/10/13

3/10/13 - 3/17/13

3/17/13 - 3/24/13

3/24/13 - 3/31/13

3/31/13 - 4/7/13

4/7/13 - 4/14/13

4/14/13 - 4/21/13

4/21/13 - 4/28/13

4/28/13 - 5/5/13

5/5/13 - 5/12/13

5/12/13 - 5/19/13

5/19/13 - 5/26/13

5/26/13 - 6/2/13

6/2/13 - 6/9/13

6/9/13 - 6/16/13

6/16/13 - 6/23/13

6/23/13 - 6/30/13

6/30/13 - 7/7/13

7/7/13 - 7/14/13

7/14/13 - 7/21/13

7/21/13 - 7/28/13

7/28/13 - 8/4/13

8/4/13 - 8/11/13

8/11/13 - 8/18/13

8/18/13 - 8/25/13

8/25/13 - 9/1/13

9/1/13 - 9/8/13

9/8/13 - 9/15/13

9/15/13 - 9/22/13

9/22/13 - 9/29/13

9/29/13 - 10/6/13

10/6/13 - 10/13/13

10/13/13 - 10/20/13

10/20/13 - 10/27/13

10/27/13 - 11/3/13

11/3/13 - 11/10/13

11/10/13 - 11/17/13

11/17/13 - 11/24/13

11/24/13 - 12/1/13

12/1/13 - 12/8/13

12/8/13 - 12/15/13

12/15/13 - 12/22/13

12/22/13 - 12/29/13

12/29/13 - 1/5/14

1/5/14 - 1/12/14

1/12/14 - 1/19/14

1/19/14 - 1/26/14

1/26/14 - 2/2/14

2/2/14 - 2/9/14

2/9/14 - 2/16/14

2/16/14 - 2/23/14

2/23/14 - 3/2/14

3/2/14 - 3/9/14

3/9/14 - 3/16/14

3/16/14 - 3/23/14

3/23/14 - 3/30/14

3/30/14 - 4/6/14

4/6/14 - 4/13/14

4/13/14 - 4/20/14

4/20/14 - 4/27/14

4/27/14 - 5/4/14

5/4/14 - 5/11/14

5/11/14 - 5/18/14

5/18/14 - 5/25/14

5/25/14 - 6/1/14

6/1/14 - 6/8/14

6/8/14 - 6/15/14

6/15/14 - 6/22/14

6/22/14 - 6/29/14

6/29/14 - 7/6/14

7/6/14 - 7/13/14

7/13/14 - 7/20/14

7/20/14 - 7/27/14

7/27/14 - 8/3/14

8/3/14 - 8/10/14

8/10/14 - 8/17/14

8/17/14 - 8/24/14

8/24/14 - 8/31/14

8/31/14 - 9/7/14

9/7/14 - 9/14/14

9/14/14 - 9/21/14

9/21/14 - 9/28/14

9/28/14 - 10/5/14

10/5/14 - 10/12/14

10/12/14 - 10/19/14

10/19/14 - 10/26/14

10/26/14 - 11/2/14

11/2/14 - 11/9/14

11/9/14 - 11/16/14

11/16/14 - 11/23/14

11/23/14 - 11/30/14

11/30/14 - 12/7/14

12/7/14 - 12/14/14

12/14/14 - 12/21/14

12/21/14 - 12/28/14

12/28/14 - 1/4/15

1/4/15 - 1/11/15

1/11/15 - 1/18/15

1/18/15 - 1/25/15

1/25/15 - 2/1/15

2/1/15 - 2/8/15

2/8/15 - 2/15/15

2/15/15 - 2/22/15

2/22/15 - 3/1/15

3/1/15 - 3/8/15

3/8/15 - 3/15/15

3/15/15 - 3/22/15

3/22/15 - 3/29/15

3/29/15 - 4/5/15

4/5/15 - 4/12/15

4/12/15 - 4/19/15

4/19/15 - 4/26/15

4/26/15 - 5/3/15

5/3/15 - 5/10/15

5/10/15 - 5/17/15

5/17/15 - 5/24/15

5/24/15 - 5/31/15

5/31/15 - 6/7/15

6/7/15 - 6/14/15

6/14/15 - 6/21/15

6/21/15 - 6/28/15

6/28/15 - 7/5/15

7/5/15 - 7/12/15

7/12/15 - 7/19/15

7/19/15 - 7/26/15

7/26/15 - 8/2/15

8/2/15 - 8/9/15

8/9/15 - 8/16/15

8/16/15 - 8/23/15

8/23/15 - 8/30/15

8/30/15 - 9/6/15

9/6/15 - 9/13/15

9/13/15 - 9/20/15

9/20/15 - 9/27/15

9/27/15 - 10/4/15

10/4/15 - 10/11/15

10/18/15 - 10/25/15

10/25/15 - 11/1/15

11/1/15 - 11/8/15

11/8/15 - 11/15/15

11/15/15 - 11/22/15

11/22/15 - 11/29/15

11/29/15 - 12/6/15

12/6/15 - 12/13/15

12/13/15 - 12/20/15

12/20/15 - 12/27/15

12/27/15 - 1/3/16

1/3/16 - 1/10/16

1/10/16 - 1/17/16

1/31/16 - 2/7/16

2/7/16 - 2/14/16

2/14/16 - 2/21/16

2/21/16 - 2/28/16

2/28/16 - 3/6/16

3/6/16 - 3/13/16

3/13/16 - 3/20/16

3/20/16 - 3/27/16

3/27/16 - 4/3/16

4/3/16 - 4/10/16

4/10/16 - 4/17/16

4/17/16 - 4/24/16

4/24/16 - 5/1/16

5/1/16 - 5/8/16

5/8/16 - 5/15/16

5/15/16 - 5/22/16

5/22/16 - 5/29/16

5/29/16 - 6/5/16

6/5/16 - 6/12/16

6/12/16 - 6/19/16

6/19/16 - 6/26/16

6/26/16 - 7/3/16

7/3/16 - 7/10/16

7/10/16 - 7/17/16

7/17/16 - 7/24/16

7/24/16 - 7/31/16

7/31/16 - 8/7/16

8/7/16 - 8/14/16

8/14/16 - 8/21/16

8/21/16 - 8/28/16

8/28/16 - 9/4/16

9/4/16 - 9/11/16

9/11/16 - 9/18/16

9/18/16 - 9/25/16

9/25/16 - 10/2/16

10/2/16 - 10/9/16

10/9/16 - 10/16/16

10/16/16 - 10/23/16

10/23/16 - 10/30/16

10/30/16 - 11/6/16

11/6/16 - 11/13/16

11/13/16 - 11/20/16

11/20/16 - 11/27/16

11/27/16 - 12/4/16

12/4/16 - 12/11/16