A THOUSAND WORDS - Alex Waterhouse-Hayward's blog on pictures, plants, politics and whatever else is on his mind.




 

El Balam de Borges
Thursday, March 15, 2018




The jaguar (Panthera onca), is a wild cat species and the only extant member of the genus Panthera native to the Americas. The jaguar's present range extends from Southwestern United States and Mexico across much of Central America and south to Paraguay and northern Argentina.
Wikipedia


Jorge Luís Borges's short story La escritura de Diós first appeared in Spanish in  1949 and it was not translated into English until 1964. Unfortunately I do not have a copy of the story in English. Suffice to say that this story hit me very hard when I came back from Mérida, Yucatán a few weeks ago. Rosemary and I stayed (this is our second time) at the Hotel Casa del Balam. Balam is Mayan for jaguar. I could not resist in bringing as a souvenir a little clay balam.

Somewhere in my memory I knew that Borges had written a story that featured a Mexican jaguar. Here is a plot description of the story from Wikipedia:

The story is narrated by an Aztec priest named Tzinacán, who is tortured by Pedro de Alvarado (who burned the pyramid Qaholom where the protagonist was a magician) and incarcerated, with a jaguar in the adjacent cell. Tzinacán searches for a divine script that will provide him omnipotence in the patterns of the animal's fur. While in the process of doing so, he has a dream in which he imagines himself drowning in sand, and awakes to a vision of an enormous wheel "made of water, but also of fire," which allows him to understand the patterns in the jaguar's fur. Tzinacán claims that the divine script is a formula of fourteen "apparently random" words, which upon speaking, will make his prison disappear and will set the jaguar upon Alvarado. The story ends with the narrator deciding not to say the words, however, because knowing the words has made him forget Tzinacán, whom he is content to let lie in prison.  

There is a particularly lovely sentence:

Consideré que aun en los lenguajes humanos no hay proposición que no implique el universo entero; decir el tigre es decir los tigres que lo engendraron, los ciervos y tortugas que devoró, el pasto de que se alimentaron los ciervos, la tierra que fue madre del pasto, el cielo que dio luz a la tierra.

I considered that in human language there is no proposal that does not imply the universe in its entirety, to say the tiger is to say all the tigers that engendered it, the deer and turtles that it devoured, the grass on which the deer fed themselves, the earth that was the mother to the grass, the sky that gave light to the earth. (My translation)


La escritura de Diós (El Aleph) Jorge Luís Borges

La cárcel es profunda y de piedra; su forma, la de un hemisferio casi perfecto, si bien el piso (que también es de piedra) es algo menor que un círculo máximo, hecho que agrava de algún modo los sentimientos de opresión y de vastedad. Un muro medianero la corta; éste, aunque altísimo, no toca la parte superior de la bóveda; de un lado estoy yo, Tzinacán, mago de la pirámide de Qaholom, que Pedro de Alvarado incendió; del otro hay un jaguar, que mide con secretos pasos iguales el tiempo y el espacio del cautiverio. A ras del suelo, una larga ventana con barrotes corta el muro central. En la hora sin sombra se abre una trampa en lo alto,, y un carcelero que han ido borrando los años maniobra una roldana de hierro, y nos baja en la punta de un cordel, cántaros con agua y trozos de carne. La luz entra en la bóveda; en ese instante puedo ver al jaguar.

    He perdido la cifra de los años que yazgo en la tiniebla; yo, que alguna vez era joven y podía caminar por esta prisión, no hago otra cosa que aguardar, en la postura de mi muerte, el fin que me destinan los dioses. Con el hondo cuchillo de pedernal he abierto el pecho de las víctimas, y ahora no podría, sin magia, levantarme del polvo.

    La víspera del incendio de la pirámide, los hombres que bajaron de altos caballos me castigaron con metales ardientes para que revelara el lugar de un tesoro escondido. Abatieron, delante de mis ojos, el ídolo del dios; pero éste no me abandonó y me mantuvo silencioso entre los tormentos. Me laceraron, me rompieron, me deformaron, y luego desperté en esta cárcel, que ya no dejaré en mi vida mortal.

    Urgido por la fatalidad de hacer algo, de poblar de algún modo el tiempo, quise recordar, en mi sombra, todo lo que sabía. Noches enteras malgasté en recordar el orden y el número de unas sierpes de piedra o la forma de un árbol medicinal. Así fui revelando los años, así fui entrando en posesión de lo que ya era mío. Una noche sentí que me acercaba a un recuerdo preciso; antes de ver el mar, el viajero siente una agitación en la sangre. Horas después empecé a avistar el recuerdo: era una de las tradiciones del dios. Éste, previendo que en el fin de los tiempos ocurrirían muchas desventuras y ruinas, escribió el primer día de la Creación una sentencia mágica, apta para conjurar esos males. La escribió de manera que llegara a las más apartadas generaciones y que no la tocara el azar. Nadie sabe en qué punto la escribió, ni con qué caracteres; pero nos consta que perdura, secreta, y que la leerá un elegido. Consideré que estábamos, como siempre, en el fin de los tiempos y que mi destino de último sacerdote del dios me daría acceso al privilegio de intuir esa escritura. El hecho de que me rodeara una cárcel no me vedaba esa esperanza; acaso yo había visto miles de veces la inscripción de Qaholom y sólo me faltaba entenderla.

    Esta reflexión me animó, y luego me infundió una especie de vértigo. En el ámbito de la tierra hay formas antiguas, formas incorruptibles y eternas; cualquiera de ellas podía ser el símbolo buscado. Una montaña podía ser la palabra del dios, o un río o el imperio o la configuración de los astros. Pero en el curso de los siglos las montañas se allanan y el camino de un río suele desviarse y los imperios conocen mutaciones y estragos y la figura de los astros varía. En el firmamento hay mudanza. La montaña y la estrella son individuos, y los individuos caducan. Busqué algo más tenaz, más invulnerable. Pensé en las generaciones de los cereales, de los pastos, de los pájaros, de los hombres. Quizá en mi cara estuviera escrita la magia, quizá yo mismo fuera el fin de mi busca. En ese afán estaba cuando recordé que el jaguar era uno de los atributos del dios.

    Entonces mi alma se llenó de piedad. Imaginé la primera mañana del tiempo, imaginé a mi dios confiando el mensaje a la piel viva de los jaguares, que se amarían y se engendrarían sin fin, en cavernas, en cañaverales, en islas, para que los últimos hombres lo recibieran. Imaginé esa red de tigres, ese caliente laberinto de tigres, dando horror a los prados y a los rebaños para conservar un dibujo. En la otra celda había un jaguar; en su vecindad percibí una confirmación de mi conjetura y un secreto favor.

    Dediqué largos años a aprender el orden y la configuración de las manchas. Cada ciega jornada me concedía un instante de luz, y así pude fijar en la mente las negras formas que tachaban el pelaje amarillo. Algunas incluían puntos; otras formaban rayas trasversales en la cara interior de las piernas; otras, anulares, se repetían. Acaso eran un mismo sonido o una misma palabra. Muchas tenían bordes rojos.

    No diré las fatigas de mi labor. Más de una vez grité a la bóveda que era imposible descifrar aquel testo. Gradualmente, el enigma concreto que me atareaba me inquietó menos que el enigma genérico de una sentencia escrita por un dios. ¿Qué tipo de sentencia (me pregunté) construirá una mente absoluta? Consideré que aun en los lenguajes humanos no hay proposición que no implique el universo entero; decir el tigre es decir los tigres que lo engendraron, los ciervos y tortugas que devoró, el pasto de que se alimentaron los ciervos, la tierra que fue madre del pasto, el cielo que dio luz a la tierra. Consideré que en el lenguaje de un dios toda palabra enunciaría esa infinita concatenación de los hechos, y no de un modo implícito, sino explícito, y no de un modo progresivo, sino inmediato. Con el tiempo, la noción de una sentencia divina parecióme pueril o blasfematoria. Un dios, reflexioné, sólo debe decir una palabra, y en esa palabra la plenitud. Ninguna voz articulada por él puede ser inferior al universo o menos que la suma del tiempo. Sombras o simulacros de esa voz que equivale a un lenguaje y a cuanto puede comprender un lenguaje son las ambiciosas y pobres voces humanas, todo, mundo, universo.

     Un día o una noche -entre mis días y mis noches ¿qué diferencia cabe?- soñé que en el piso de la cárcel había un grano de arena. Volví a dormir; soñé que los granos de arena eran tres. Fueron, así, multiplicándose hasta colmar la cárdel, y yo moría bajo ese hemisferio de arena. Comprendí que estaba soñando: con un vasto esfuerzo me desperté. El despertar fue inútil: la innumerable arena me sofocaba. Alguien me dijo: "No has despertado a la vigilia, sino a un sueño anterior. Ese sueño está dentro de otro, y así hasta lo infinito, que es el número de los granos de arena. El camino que habrás de desandar es interminable, y morirás antes de haber despertado realmente."

    Me sentí perdido. La arena me rompía la boca, pero grité: "Ni una arena soñada puede matarme, ni hay sueños que estén dentro de sueños." Un resplandor me despertó. En la tiniebla superior se cernía un círculo de luz. Vi la cara y las manos del carcelero, la roldana, el cordel, la carne y los cántaros.

    Un hombre se confunde, gradualmente, con la forma de su destino; un hombre es, a la larga, sus circunstancias. Más que un descifrador o un vengador, más que un sacerdote del dios, yo era un encarcelado. Del incansablee laberinto de sueños yo regresé como a mi casa a la dura prisión. Bendije su humedad, bendije su tigre, bendije el agujero de luz, bendije mi viejo cuerpo doliente, bendije la tiniebla y la piedra.

    Entonces ocurrió lo que no puedo olvidar ni comunicar. Ocurrió la unión con la divinidad, con el universo (no sé si estas palabras difieren). El éxtasis no repite sus símbolos: hay quien ha visto a Dios en un resplandor, hay quien lo ha percibido en una espada o en los círculos de una rosa. Yo vi una Rueda altísima, que no estaba delante de mis ojos, ni detrás, ni a los lados, sino en todas partes, a un tiempo. Esa Rueda estaba hecha de agua, pero también de fuego, y era (aunque se veía el borde) infinita. Entretejidas, la formaban todas las cosas que serán, que son y que fueron, y yo era una de las hebras de esa trama total, y Pedro de Alvarado, que me dio tormento, era otra. Ahí estaban las causas y los efectos, y me bastaba ver esa Rueda para entenderlo todo, sin fin. ¡Oh dicha de entender, mayor que la de imaginar o la de sentir! Vi el universo y vi los íntimos designios del universo. Vi los orígenes que narra el Libro del Común. Vi las montañas que surgieron del agua, vi los primeros hombres de palo, vi las tinajas que se volvieron contra los hombres, vi los perros que les destrozaron las caras. Vi el dios sin cara que hay detrás de los dioses. Vi infinitos procesos que formaban una sola felicidad, y, entendiéndolo todo, alcancé también a entender la escriturad del tigre.

    Es una fórmula de catorce palabras casuales (que parecen casuales), y me bastaría decirla en voz alta para ser todopoderoso. Me bastaría decirla para abolir esta cárcel de piedra, para que el día entrara en mi noche, para ser joven, para ser inmortal, para que el tigre destrozara a Alvarado, para sumir el santo cuchillo en pechos españoles, para reconstruir la pirámide, para reconstruir el imperio. Cuarenta sílabas, catorce palabras, y yo, Tzinacán, regiría las tierras que rigió Moctezuma. Pero yo sé que nunca diré esas palabras, porque ya no me acuerdo de Tzinacán.

    Que muera conmigo el misterio que está escrito en los tigres. Quien ha entrevisto el universo, quien ha entrevisto los ardientes designios del universo, no puede pensar en un hombre, en sus triviales dichas o desventuras, aunque ese hombre sea él. Ese hombre ha sido él, y ahora no le importa. Qué le importa la suerte de aquel otro, qué le importa la nación de aquel otro, si él, ahora, es nadie. Por eso no pronuncio la fórmula, por eso dejo que me olviden los días, acostado en la oscuridad.



     

Previous Posts
The Warmth of Mexico - Part IX - Harsh Light & I F...

The Warmth of Mexico - Part VIII - The Colour of L...

That Elegant Bishop of Xalapa, Veracruz

Diane Arbus - Jorge Luís Borges & Jill Daum

The Warmth of Mexico - Part VII - Ana Victoria

The Warmth of Mexico - Part VI - Raúl Defragments ...

The Warmth of Mexico - Part V - Ivanova

The Warmth of Mexico - Part IV - Indiana the Face ...

The Warmth of Mexico - Part III - De Ojos Claros y...

The Warmth of Mexico - Part II - Ivette Hernández



Archives
1/15/06 - 1/22/06

1/22/06 - 1/29/06

1/29/06 - 2/5/06

2/5/06 - 2/12/06

2/12/06 - 2/19/06

2/19/06 - 2/26/06

2/26/06 - 3/5/06

3/5/06 - 3/12/06

3/12/06 - 3/19/06

3/19/06 - 3/26/06

3/26/06 - 4/2/06

4/2/06 - 4/9/06

4/9/06 - 4/16/06

4/16/06 - 4/23/06

4/23/06 - 4/30/06

4/30/06 - 5/7/06

5/7/06 - 5/14/06

5/14/06 - 5/21/06

5/21/06 - 5/28/06

5/28/06 - 6/4/06

6/4/06 - 6/11/06

6/11/06 - 6/18/06

6/18/06 - 6/25/06

6/25/06 - 7/2/06

7/2/06 - 7/9/06

7/9/06 - 7/16/06

7/16/06 - 7/23/06

7/23/06 - 7/30/06

7/30/06 - 8/6/06

8/6/06 - 8/13/06

8/13/06 - 8/20/06

8/20/06 - 8/27/06

8/27/06 - 9/3/06

9/3/06 - 9/10/06

9/10/06 - 9/17/06

9/17/06 - 9/24/06

9/24/06 - 10/1/06

10/1/06 - 10/8/06

10/8/06 - 10/15/06

10/15/06 - 10/22/06

10/22/06 - 10/29/06

10/29/06 - 11/5/06

11/5/06 - 11/12/06

11/12/06 - 11/19/06

11/19/06 - 11/26/06

11/26/06 - 12/3/06

12/3/06 - 12/10/06

12/10/06 - 12/17/06

12/17/06 - 12/24/06

12/24/06 - 12/31/06

12/31/06 - 1/7/07

1/7/07 - 1/14/07

1/14/07 - 1/21/07

1/21/07 - 1/28/07

1/28/07 - 2/4/07

2/4/07 - 2/11/07

2/11/07 - 2/18/07

2/18/07 - 2/25/07

2/25/07 - 3/4/07

3/4/07 - 3/11/07

3/11/07 - 3/18/07

3/18/07 - 3/25/07

3/25/07 - 4/1/07

4/1/07 - 4/8/07

4/8/07 - 4/15/07

4/15/07 - 4/22/07

4/22/07 - 4/29/07

4/29/07 - 5/6/07

5/6/07 - 5/13/07

5/13/07 - 5/20/07

5/20/07 - 5/27/07

5/27/07 - 6/3/07

6/3/07 - 6/10/07

6/10/07 - 6/17/07

6/17/07 - 6/24/07

6/24/07 - 7/1/07

7/1/07 - 7/8/07

7/8/07 - 7/15/07

7/15/07 - 7/22/07

7/22/07 - 7/29/07

7/29/07 - 8/5/07

8/5/07 - 8/12/07

8/12/07 - 8/19/07

8/19/07 - 8/26/07

8/26/07 - 9/2/07

9/2/07 - 9/9/07

9/9/07 - 9/16/07

9/16/07 - 9/23/07

9/23/07 - 9/30/07

9/30/07 - 10/7/07

10/7/07 - 10/14/07

10/14/07 - 10/21/07

10/21/07 - 10/28/07

10/28/07 - 11/4/07

11/4/07 - 11/11/07

11/11/07 - 11/18/07

11/18/07 - 11/25/07

11/25/07 - 12/2/07

12/2/07 - 12/9/07

12/9/07 - 12/16/07

12/16/07 - 12/23/07

12/23/07 - 12/30/07

12/30/07 - 1/6/08

1/6/08 - 1/13/08

1/13/08 - 1/20/08

1/20/08 - 1/27/08

1/27/08 - 2/3/08

2/3/08 - 2/10/08

2/10/08 - 2/17/08

2/17/08 - 2/24/08

2/24/08 - 3/2/08

3/2/08 - 3/9/08

3/9/08 - 3/16/08

3/16/08 - 3/23/08

3/23/08 - 3/30/08

3/30/08 - 4/6/08

4/6/08 - 4/13/08

4/13/08 - 4/20/08

4/20/08 - 4/27/08

4/27/08 - 5/4/08

5/4/08 - 5/11/08

5/11/08 - 5/18/08

5/18/08 - 5/25/08

5/25/08 - 6/1/08

6/1/08 - 6/8/08

6/8/08 - 6/15/08

6/15/08 - 6/22/08

6/22/08 - 6/29/08

6/29/08 - 7/6/08

7/6/08 - 7/13/08

7/13/08 - 7/20/08

7/20/08 - 7/27/08

7/27/08 - 8/3/08

8/3/08 - 8/10/08

8/10/08 - 8/17/08

8/17/08 - 8/24/08

8/24/08 - 8/31/08

8/31/08 - 9/7/08

9/7/08 - 9/14/08

9/14/08 - 9/21/08

9/21/08 - 9/28/08

9/28/08 - 10/5/08

10/5/08 - 10/12/08

10/12/08 - 10/19/08

10/19/08 - 10/26/08

10/26/08 - 11/2/08

11/2/08 - 11/9/08

11/9/08 - 11/16/08

11/16/08 - 11/23/08

11/23/08 - 11/30/08

11/30/08 - 12/7/08

12/7/08 - 12/14/08

12/14/08 - 12/21/08

12/21/08 - 12/28/08

12/28/08 - 1/4/09

1/4/09 - 1/11/09

1/11/09 - 1/18/09

1/18/09 - 1/25/09

1/25/09 - 2/1/09

2/1/09 - 2/8/09

2/8/09 - 2/15/09

2/15/09 - 2/22/09

2/22/09 - 3/1/09

3/1/09 - 3/8/09

3/8/09 - 3/15/09

3/15/09 - 3/22/09

3/22/09 - 3/29/09

3/29/09 - 4/5/09

4/5/09 - 4/12/09

4/12/09 - 4/19/09

4/19/09 - 4/26/09

4/26/09 - 5/3/09

5/3/09 - 5/10/09

5/10/09 - 5/17/09

5/17/09 - 5/24/09

5/24/09 - 5/31/09

5/31/09 - 6/7/09

6/7/09 - 6/14/09

6/14/09 - 6/21/09

6/21/09 - 6/28/09

6/28/09 - 7/5/09

7/5/09 - 7/12/09

7/12/09 - 7/19/09

7/19/09 - 7/26/09

7/26/09 - 8/2/09

8/2/09 - 8/9/09

8/9/09 - 8/16/09

8/16/09 - 8/23/09

8/23/09 - 8/30/09

8/30/09 - 9/6/09

9/6/09 - 9/13/09

9/13/09 - 9/20/09

9/20/09 - 9/27/09

9/27/09 - 10/4/09

10/4/09 - 10/11/09

10/11/09 - 10/18/09

10/18/09 - 10/25/09

10/25/09 - 11/1/09

11/1/09 - 11/8/09

11/8/09 - 11/15/09

11/15/09 - 11/22/09

11/22/09 - 11/29/09

11/29/09 - 12/6/09

12/6/09 - 12/13/09

12/13/09 - 12/20/09

12/20/09 - 12/27/09

12/27/09 - 1/3/10

1/3/10 - 1/10/10

1/10/10 - 1/17/10

1/17/10 - 1/24/10

1/24/10 - 1/31/10

1/31/10 - 2/7/10

2/7/10 - 2/14/10

2/14/10 - 2/21/10

2/21/10 - 2/28/10

2/28/10 - 3/7/10

3/7/10 - 3/14/10

3/14/10 - 3/21/10

3/21/10 - 3/28/10

3/28/10 - 4/4/10

4/4/10 - 4/11/10

4/11/10 - 4/18/10

4/18/10 - 4/25/10

4/25/10 - 5/2/10

5/2/10 - 5/9/10

5/9/10 - 5/16/10

5/16/10 - 5/23/10

5/23/10 - 5/30/10

5/30/10 - 6/6/10

6/6/10 - 6/13/10

6/13/10 - 6/20/10

6/20/10 - 6/27/10

6/27/10 - 7/4/10

7/4/10 - 7/11/10

7/11/10 - 7/18/10

7/18/10 - 7/25/10

7/25/10 - 8/1/10

8/1/10 - 8/8/10

8/8/10 - 8/15/10

8/15/10 - 8/22/10

8/22/10 - 8/29/10

8/29/10 - 9/5/10

9/5/10 - 9/12/10

9/12/10 - 9/19/10

9/19/10 - 9/26/10

9/26/10 - 10/3/10

10/3/10 - 10/10/10

10/10/10 - 10/17/10

10/17/10 - 10/24/10

10/24/10 - 10/31/10

10/31/10 - 11/7/10

11/7/10 - 11/14/10

11/14/10 - 11/21/10

11/21/10 - 11/28/10

11/28/10 - 12/5/10

12/5/10 - 12/12/10

12/12/10 - 12/19/10

12/19/10 - 12/26/10

12/26/10 - 1/2/11

1/2/11 - 1/9/11

1/9/11 - 1/16/11

1/16/11 - 1/23/11

1/23/11 - 1/30/11

1/30/11 - 2/6/11

2/6/11 - 2/13/11

2/13/11 - 2/20/11

2/20/11 - 2/27/11

2/27/11 - 3/6/11

3/6/11 - 3/13/11

3/13/11 - 3/20/11

3/20/11 - 3/27/11

3/27/11 - 4/3/11

4/3/11 - 4/10/11

4/10/11 - 4/17/11

4/17/11 - 4/24/11

4/24/11 - 5/1/11

5/1/11 - 5/8/11

5/8/11 - 5/15/11

5/15/11 - 5/22/11

5/22/11 - 5/29/11

5/29/11 - 6/5/11

6/5/11 - 6/12/11

6/12/11 - 6/19/11

6/19/11 - 6/26/11

6/26/11 - 7/3/11

7/3/11 - 7/10/11

7/10/11 - 7/17/11

7/17/11 - 7/24/11

7/24/11 - 7/31/11

7/31/11 - 8/7/11

8/7/11 - 8/14/11

8/14/11 - 8/21/11

8/21/11 - 8/28/11

8/28/11 - 9/4/11

9/4/11 - 9/11/11

9/11/11 - 9/18/11

9/18/11 - 9/25/11

9/25/11 - 10/2/11

10/2/11 - 10/9/11

10/9/11 - 10/16/11

10/16/11 - 10/23/11

10/23/11 - 10/30/11

10/30/11 - 11/6/11

11/6/11 - 11/13/11

11/13/11 - 11/20/11

11/20/11 - 11/27/11

11/27/11 - 12/4/11

12/4/11 - 12/11/11

12/11/11 - 12/18/11

12/18/11 - 12/25/11

12/25/11 - 1/1/12

1/1/12 - 1/8/12

1/8/12 - 1/15/12

1/15/12 - 1/22/12

1/22/12 - 1/29/12

1/29/12 - 2/5/12

2/5/12 - 2/12/12

2/12/12 - 2/19/12

2/19/12 - 2/26/12

2/26/12 - 3/4/12

3/4/12 - 3/11/12

3/11/12 - 3/18/12

3/18/12 - 3/25/12

3/25/12 - 4/1/12

4/1/12 - 4/8/12

4/8/12 - 4/15/12

4/15/12 - 4/22/12

4/22/12 - 4/29/12

4/29/12 - 5/6/12

5/6/12 - 5/13/12

5/13/12 - 5/20/12

5/20/12 - 5/27/12

5/27/12 - 6/3/12

6/3/12 - 6/10/12

6/10/12 - 6/17/12

6/17/12 - 6/24/12

6/24/12 - 7/1/12

7/1/12 - 7/8/12

7/8/12 - 7/15/12

7/15/12 - 7/22/12

7/22/12 - 7/29/12

7/29/12 - 8/5/12

8/5/12 - 8/12/12

8/12/12 - 8/19/12

8/19/12 - 8/26/12

8/26/12 - 9/2/12

9/2/12 - 9/9/12

9/9/12 - 9/16/12

9/16/12 - 9/23/12

9/23/12 - 9/30/12

9/30/12 - 10/7/12

10/7/12 - 10/14/12

10/14/12 - 10/21/12

10/21/12 - 10/28/12

10/28/12 - 11/4/12

11/4/12 - 11/11/12

11/11/12 - 11/18/12

11/18/12 - 11/25/12

11/25/12 - 12/2/12

12/2/12 - 12/9/12

12/9/12 - 12/16/12

12/16/12 - 12/23/12

12/23/12 - 12/30/12

12/30/12 - 1/6/13

1/6/13 - 1/13/13

1/13/13 - 1/20/13

1/20/13 - 1/27/13

1/27/13 - 2/3/13

2/3/13 - 2/10/13

2/10/13 - 2/17/13

2/17/13 - 2/24/13

2/24/13 - 3/3/13

3/3/13 - 3/10/13

3/10/13 - 3/17/13

3/17/13 - 3/24/13

3/24/13 - 3/31/13

3/31/13 - 4/7/13

4/7/13 - 4/14/13

4/14/13 - 4/21/13

4/21/13 - 4/28/13

4/28/13 - 5/5/13

5/5/13 - 5/12/13

5/12/13 - 5/19/13

5/19/13 - 5/26/13

5/26/13 - 6/2/13

6/2/13 - 6/9/13

6/9/13 - 6/16/13

6/16/13 - 6/23/13

6/23/13 - 6/30/13

6/30/13 - 7/7/13

7/7/13 - 7/14/13

7/14/13 - 7/21/13

7/21/13 - 7/28/13

7/28/13 - 8/4/13

8/4/13 - 8/11/13

8/11/13 - 8/18/13

8/18/13 - 8/25/13

8/25/13 - 9/1/13

9/1/13 - 9/8/13

9/8/13 - 9/15/13

9/15/13 - 9/22/13

9/22/13 - 9/29/13

9/29/13 - 10/6/13

10/6/13 - 10/13/13

10/13/13 - 10/20/13

10/20/13 - 10/27/13

10/27/13 - 11/3/13

11/3/13 - 11/10/13

11/10/13 - 11/17/13

11/17/13 - 11/24/13

11/24/13 - 12/1/13

12/1/13 - 12/8/13

12/8/13 - 12/15/13

12/15/13 - 12/22/13

12/22/13 - 12/29/13

12/29/13 - 1/5/14

1/5/14 - 1/12/14

1/12/14 - 1/19/14

1/19/14 - 1/26/14

1/26/14 - 2/2/14

2/2/14 - 2/9/14

2/9/14 - 2/16/14

2/16/14 - 2/23/14

2/23/14 - 3/2/14

3/2/14 - 3/9/14

3/9/14 - 3/16/14

3/16/14 - 3/23/14

3/23/14 - 3/30/14

3/30/14 - 4/6/14

4/6/14 - 4/13/14

4/13/14 - 4/20/14

4/20/14 - 4/27/14

4/27/14 - 5/4/14

5/4/14 - 5/11/14

5/11/14 - 5/18/14

5/18/14 - 5/25/14

5/25/14 - 6/1/14

6/1/14 - 6/8/14

6/8/14 - 6/15/14

6/15/14 - 6/22/14

6/22/14 - 6/29/14

6/29/14 - 7/6/14

7/6/14 - 7/13/14

7/13/14 - 7/20/14

7/20/14 - 7/27/14

7/27/14 - 8/3/14

8/3/14 - 8/10/14

8/10/14 - 8/17/14

8/17/14 - 8/24/14

8/24/14 - 8/31/14

8/31/14 - 9/7/14

9/7/14 - 9/14/14

9/14/14 - 9/21/14

9/21/14 - 9/28/14

9/28/14 - 10/5/14

10/5/14 - 10/12/14

10/12/14 - 10/19/14

10/19/14 - 10/26/14

10/26/14 - 11/2/14

11/2/14 - 11/9/14

11/9/14 - 11/16/14

11/16/14 - 11/23/14

11/23/14 - 11/30/14

11/30/14 - 12/7/14

12/7/14 - 12/14/14

12/14/14 - 12/21/14

12/21/14 - 12/28/14

12/28/14 - 1/4/15

1/4/15 - 1/11/15

1/11/15 - 1/18/15

1/18/15 - 1/25/15

1/25/15 - 2/1/15

2/1/15 - 2/8/15

2/8/15 - 2/15/15

2/15/15 - 2/22/15

2/22/15 - 3/1/15

3/1/15 - 3/8/15

3/8/15 - 3/15/15

3/15/15 - 3/22/15

3/22/15 - 3/29/15

3/29/15 - 4/5/15

4/5/15 - 4/12/15

4/12/15 - 4/19/15

4/19/15 - 4/26/15

4/26/15 - 5/3/15

5/3/15 - 5/10/15

5/10/15 - 5/17/15

5/17/15 - 5/24/15

5/24/15 - 5/31/15

5/31/15 - 6/7/15

6/7/15 - 6/14/15

6/14/15 - 6/21/15

6/21/15 - 6/28/15

6/28/15 - 7/5/15

7/5/15 - 7/12/15

7/12/15 - 7/19/15

7/19/15 - 7/26/15

7/26/15 - 8/2/15

8/2/15 - 8/9/15

8/9/15 - 8/16/15

8/16/15 - 8/23/15

8/23/15 - 8/30/15

8/30/15 - 9/6/15

9/6/15 - 9/13/15

9/13/15 - 9/20/15

9/20/15 - 9/27/15

9/27/15 - 10/4/15

10/4/15 - 10/11/15

10/18/15 - 10/25/15

10/25/15 - 11/1/15

11/1/15 - 11/8/15

11/8/15 - 11/15/15

11/15/15 - 11/22/15

11/22/15 - 11/29/15

11/29/15 - 12/6/15

12/6/15 - 12/13/15

12/13/15 - 12/20/15

12/20/15 - 12/27/15

12/27/15 - 1/3/16

1/3/16 - 1/10/16

1/10/16 - 1/17/16

1/31/16 - 2/7/16

2/7/16 - 2/14/16

2/14/16 - 2/21/16

2/21/16 - 2/28/16

2/28/16 - 3/6/16

3/6/16 - 3/13/16

3/13/16 - 3/20/16

3/20/16 - 3/27/16

3/27/16 - 4/3/16

4/3/16 - 4/10/16

4/10/16 - 4/17/16

4/17/16 - 4/24/16

4/24/16 - 5/1/16

5/1/16 - 5/8/16

5/8/16 - 5/15/16

5/15/16 - 5/22/16

5/22/16 - 5/29/16

5/29/16 - 6/5/16

6/5/16 - 6/12/16

6/12/16 - 6/19/16

6/19/16 - 6/26/16

6/26/16 - 7/3/16

7/3/16 - 7/10/16

7/10/16 - 7/17/16

7/17/16 - 7/24/16

7/24/16 - 7/31/16

7/31/16 - 8/7/16

8/7/16 - 8/14/16

8/14/16 - 8/21/16

8/21/16 - 8/28/16

8/28/16 - 9/4/16

9/4/16 - 9/11/16

9/11/16 - 9/18/16

9/18/16 - 9/25/16

9/25/16 - 10/2/16

10/2/16 - 10/9/16

10/9/16 - 10/16/16

10/16/16 - 10/23/16

10/23/16 - 10/30/16

10/30/16 - 11/6/16

11/6/16 - 11/13/16

11/13/16 - 11/20/16

11/20/16 - 11/27/16

11/27/16 - 12/4/16

12/4/16 - 12/11/16

12/11/16 - 12/18/16

12/18/16 - 12/25/16

12/25/16 - 1/1/17

1/1/17 - 1/8/17

1/8/17 - 1/15/17

1/15/17 - 1/22/17

1/22/17 - 1/29/17

1/29/17 - 2/5/17

2/5/17 - 2/12/17

2/12/17 - 2/19/17

2/19/17 - 2/26/17

2/26/17 - 3/5/17

3/5/17 - 3/12/17

3/12/17 - 3/19/17

3/19/17 - 3/26/17

3/26/17 - 4/2/17

4/2/17 - 4/9/17

4/9/17 - 4/16/17

4/16/17 - 4/23/17

4/23/17 - 4/30/17

4/30/17 - 5/7/17

5/7/17 - 5/14/17

5/14/17 - 5/21/17

5/21/17 - 5/28/17

5/28/17 - 6/4/17

6/4/17 - 6/11/17

6/11/17 - 6/18/17

6/18/17 - 6/25/17

6/25/17 - 7/2/17

7/2/17 - 7/9/17

7/9/17 - 7/16/17

7/16/17 - 7/23/17

7/23/17 - 7/30/17

7/30/17 - 8/6/17

8/6/17 - 8/13/17

8/13/17 - 8/20/17

8/20/17 - 8/27/17

8/27/17 - 9/3/17

9/3/17 - 9/10/17

9/10/17 - 9/17/17

9/17/17 - 9/24/17

9/24/17 - 10/1/17

10/1/17 - 10/8/17

10/8/17 - 10/15/17

10/15/17 - 10/22/17

10/22/17 - 10/29/17

10/29/17 - 11/5/17

11/5/17 - 11/12/17

11/12/17 - 11/19/17

11/19/17 - 11/26/17

11/26/17 - 12/3/17

12/3/17 - 12/10/17

12/10/17 - 12/17/17

12/17/17 - 12/24/17

12/24/17 - 12/31/17

12/31/17 - 1/7/18

1/7/18 - 1/14/18

1/14/18 - 1/21/18

1/21/18 - 1/28/18

1/28/18 - 2/4/18

2/4/18 - 2/11/18

2/11/18 - 2/18/18

2/18/18 - 2/25/18

2/25/18 - 3/4/18

3/4/18 - 3/11/18

3/11/18 - 3/18/18

3/18/18 - 3/25/18

3/25/18 - 4/1/18

4/1/18 - 4/8/18

4/8/18 - 4/15/18

4/15/18 - 4/22/18

4/22/18 - 4/29/18