A THOUSAND WORDS - Alex Waterhouse-Hayward's blog on pictures, plants, politics and whatever else is on his mind.




 

La señora mayor - The Elderly Lady - Borges
Thursday, June 30, 2016



María de los Dolores Reyes de Irureta Goyena circa 1963


For reasons that I cannot explain the one mayor work I had not read by Argentine author Jorge Luís Borges was  El  informe de Brodie. I purchased a pristine used copy through AbeBooks and I received it from England yesterday.

I read the book in the evening. I was particularly affected by La señora mayor (in Argentina, especially the titles of  books and of stories have only the first letter of the first word capitalized). There is a description (a lovely one if I can use that word) of the old woman protagonist who is in her 90s and is losing her memory. And remember that Borges wrote this story in 1970. Borges repeats in many poems and stories that we are only of our memories and that our memories are recollections of things forgotten. I was struck by the description (the story is in entirety below in Spanish but I will insert a translation into English of that part that grabbed me) because in 1970 my grandmother went to visit her son (my uncle Tony) in Egypt. When she returned she was in her middle 70s and she had a blank look and did not recognize any of us. After a few months we could not handle her and we took her to nun's retreat in Cuernavaca, Mexico. After a year she became violent so we had to place her in an institution and she died not too much later.

I have often wondered if the Borges idea of a constant present that contains the past and the future is not some influence he might have gained from having read Albert Einstein. Borges mentions Heraclitus and his changing waters of a river but there is much more. If you search Google with Einstein, Borges there is lots to ponder about.


Here is a translation from Borges's La señora mayor  From El informe de Brodie



Sleeping, as we all know, is the most secret 

thing we do. We devote one third of our lives to

sleep, yet we do not understand it. Some believe

it is only an eclipse of wakefulness; others, a

more complex state which embraces at once

yesterday, the present, and tomorrow; still

others see it as an uninterrupted series of

dreams. To say that the elderly lady of my story

spent ten years in a state of serene chaos is

perhaps an error; every  moment of those ten

years may have been pure present, without past

or future. If so, we should not marvel overmuch at that

present (which in our own  case we count in

days and nights and hundreds of pages torn

from many calendars, and in anxieties and

events) - we voyage through it every morning

before we are fully awake and every night

before we fall asleep.  Twice every day we are

that elderly lady.



La señora mayor

El 14 de enero de 1941, María Justina Rubio de Jáuregui cumpliría cien años. Era la única hija de guerreros de la Independencia que no había muerto aún.

El coronel Mariano Rubio, su padre, fue lo que sin irreverencia puede llamarse un prócer menor. Nacido en la parroquia de la Merced, hijo de hacendados de la provincia, fue promovido a alférez en el ejército de los Andes, militó en Chacabuco, en la derrota de Cancha Rayada, en Maipú y, dos años después, en Arequipa. Se cuenta que la víspera de esta acción, José de Olavarría y él cambiaron sus espadas. A principios de abril del 23 ocurriría el célebre combate de Cerro Alto que, por haberse librado en el valle, suele denominarse también de Cerro Bermejo. Siempre envidiosos de nuestras glorias, los venezolanos atribuyeron esta victoria al general Simón Bolívar, pero el observador imparcial, el historiador argentino, no se deja embaucar y sabe muy bien que sus laureles corresponden al coronel Mariano Rubio. Éste, a la cabeza de un regimiento de húsares colombianos, decidió la incierta contienda de sables y de lanzas, que preparó la no menos famosa acción de Ayacucho, en la que también se batió. En ésta recibió una herida. El 27 le fue dado actuar con denuedo en Ituzaingó, a las órdenes inmediatas de Alvear. Pese a su parentesco con Rosas, fue hombre de Lavalle y dispersó a los montoneros en una acción que él llamó siempre una sableada. Derrotados los unitarios, emigró al Estado Oriental, donde se casó. En el decurso de la Guerra Grande, murió en Montevideo, plaza sitiada por los blancos de Oribe. Estaba por cumplir cuarenta y cuatro años, que ya eran casi la vejez. Fue amigo de Florencio Varela. Es harto verosímil que los profesores del Colegio Militar lo hubieran aplazado; sólo había cursado batallas pero ni un solo examen. Dejó dos hijas, de las cuales María Justina, la menor, es la que nos importa.

A fines del 53 la viuda del coronel y sus hijas se fijaron en Buenos Aires. No recobraron el establecimiento de campo confiscado por el tirano, pero el recuerdo de esas leguas perdidas, que no habían visto nunca, perduró largamente en la familia. A la edad de diecisiete años, María Justina casó con el doctor Bernardo Jáuregui, que, aunque civil, se batió en Pavón y en Cepeda y murió en el ejercicio de su profesión durante la Fiebre Amarilla. Dejó un hijo y dos hijas; Mariano, el primogénito, era inspector de rentas y solía frecuentar la Biblioteca Nacional y el Archivo, urgido por el propósito de escribir una exhaustiva biografía del héroe, que nunca terminó y que acaso no empezó nunca. La mayor, María Elvira, se casó con un primo suyo, un Saavedra, empleado en el Ministerio de Hacienda; Julia, con un señor Molinari, que, aunque de apellido italiano, era profesor de latín y una persona de lo más ilustrada. Omito a nietos y a bisnietos; basta que mi lector se figure una familia honrosa y venida a menos, presidida por una sombra épica y por la hija que nació en el destierro.

Vivían modestamente en Palermo, no lejos de la Iglesia de Guadalupe, donde Mariano recordaba aún haber visto, desde un tranvía de La Gran Nacional, una laguna que bordeaba uno que otro rancho de ladrillo sin revocar, no de chapas de cinc; la pobreza de ayer era menos pobre que la que ahora nos depara la industria. También las fortunas eran menores.

La casa de los Rubio ocupaba los altos de una mercería del barrio. La escalera lateral era angosta; la baranda, que estaba a la derecha, se prolongaba en uno de los costados del oscuro vestíbulo, donde había una percha y unas sillas. El vestíbulo daba a la salita con muebles tapizados, y la salita al comedor, con muebles de caoba y una vitrina. Las persianas de hierro, siempre cerradas por temor a la resolana, dejaban pasar una media luz. Me acuerdo de un olor a cosas guardadas. En el fondo estaban los dormitorios, el baño, un patiecito con pileta de lavar y la pieza de la sirvienta. En toda la casa no había otros libros que un volumen de Andrade, una monografía del héroe, con adiciones manuscritas, y el Diccionario Hispano-Americano de Montaner y Simón, adquirido porque lo pagaban a plazos y por el mueblecito correspondiente. Contaban con una pensión, que siempre les llegaba con atraso, y con el alquiler de un terreno –único resto de la estancia, antes vasta– en Lomas de Zamora.

En la fecha de mi relato, la señora mayor vivía con Julia, que había enviudado, y con un hijo de ésta. Seguía abominando de Artigas, de Rosas y de Urquiza; la primera guerra europea, que le hizo detestar a los alemanes, de los que sabía muy poco, fue menos real para ella que la revolución del noventa y que la carga de Cerro Alto. Desde 1932 había ido apagándose poco a poco; las metáforas comunes son las mejores, porque son las únicas verdaderas. Profesaba, por supuesto, la fe católica, lo cual no significa que creyera en un Dios que es Uno y es Tres, ni siquiera en la inmortalidad de las almas. Murmuraba oraciones que no entendía y las manos movían el rosario. En lugar de la Pascua y del Día de Reyes había aceptado la Navidad, así como el té en vez del mate. Las palabras protestante, judío, masón, hereje y ateo eran, para ella, sinónimas y no querían decir nada. Mientras pudo no hablaba de españoles sino de godos, como lo habían hecho sus padres. En 1910, no quería creer que la Infanta, que al fin y al cabo era una princesa, hablara, contra toda previsión, como una gallega cualquiera y no como una señora argentina. Fue en el velorio de su yerno donde una parienta rica, que nunca había pisado la casa pero cuyo nombre buscaban con avidez en la crónica social de los diarios, le dio la desconcertante noticia. La nomenclatura de la señora de Jáuregui siguió siendo anticuada; hablaba de la calle de las Artes, de la calle del Temple, de la calle Buen Orden, de la calle de la Piedad, de las dos Calles Largas, de la plaza del Parque y de los Portones. La familia afectaba esos arcaísmos, que eran espontáneos en ella. Decían orientales y no uruguayos. No salía de su casa; quizá no sospechaba que Buenos Aires había ido cambiando y creciendo. Los primeros recuerdos son los más vívidos; la ciudad que la señora se figuraba del otro lado de la puerta de calle sería muy anterior a la del tiempo en que tuvieron que mudarse del centro. Los bueyes de las carretas descansarían en la plaza del Once y las violetas muertas aromarían las quintas de Barracas. Ya no sueño más que con muertos fue una de las últimas cosas que le oyeron decir. Nunca fue tonta, pero no había gozado, que yo sepa, de placeres intelectuales; le quedarían los que da la memoria y después el olvido. Siempre fue generosa. Recuerdo los tranquilos ojos claros y la sonrisa. Quién sabe qué tumulto de pasiones, ahora perdidas y que ardieron, hubo en esa vieja mujer, que había sido agraciada. Muy sensible a las plantas, cuya modesta vida silenciosa era afín a la de ella, cuidaba unas begonias en su cuarto y tocaba las hojas que no veía. Hasta 1929, en que se hundió en el entresueño, contaba sucedidos históricos, pero siempre con las mismas palabras y en el mismo orden, como si fueran el Padrenuestro, y sospeché que ya no respondían a imágenes. Lo mismo le daba comer una cosa que otra. Era, en suma, feliz.

Dormir, según se sabe, es el más secreto de nuestros actos. Le dedicamos una tercera parte de la vida y no lo comprendemos. Para algunos no es otra cosa que un eclipse de la vigilia; para otros, un estado más complejo, que abarca a un tiempo el ayer, el ahora y el mañana; para otros, una no interrumpida serie de sueños. Decir que la señora de Jáuregui pasó diez años en un caos tranquilo es acaso un error; cada instante de esos diez años puede haber sido un puro presente, sin antes ni después. No nos maravillemos demasiado de ese presente que contamos por días y por noches y por los centenares de las hojas de muchos calendarios y por ansiedades y hechos; es el que atravesamos cada mañana antes de recordarnos y cada noche antes del sueño. Todos los días somos dos veces la señora mayor.

Los Jáuregui vivían, ya lo hemos visto, en una situación algo falsa. Creían pertenecer a la aristocracia, pero la gente que figura los ignoraba; eran descendientes de un prócer, pero los manuales de historia solían prescindir de su nombre. Es verdad que lo conmemoraba una calle, pero esa calle, que muy pocos conocen, estaba perdida en los fondos del cementerio del Oeste.

La fecha se acercaba. El 10, un militar de uniforme se presentó con una carta firmada por el propio ministro anunciando su visita para el 14; los Jáuregui mostraron esa carta a todo el vecindario y recalcaron el membrete y la firma autógrafa. Luego fueron llegando los periodistas para la redacción de la nota. Les facilitaron todos los datos; era evidente que en su vida habían oído hablar del coronel Rubio. Gente casi desconocida habló por teléfono para que los invitaran.

Clara Glencairn de Figueroa era altiva y alta y de fogoso pelo rojo. Menos intelectual que comprensiva, no era ingeniosa, pero sí capaz de apreciar el ingenio de los otros y aun de las otras. En su alma había hospitalidad. Agradecía las diferencias; quizá por eso viajó tanto. Sabía que el ambiente que le había tocado en suerte era un conjunto a veces arbitrario de ritos y de ceremonias, pero esos ritos le hacían gracia y los ejercía con dignidad. Sus padres la casaron, muy joven, con el doctor Isidro Figueroa, que fue nuestro embajador en el Canadá y que acabó por renunciar a ese cargo, alegando que en una época de telégrafos y teléfonos, las embajadas eran anacronismos y constituían un gravamen inútil. Esta decisión le valió el rencor de todos sus colegas; a Clara le gustaba el clima de Ottawa –al fin y al cabo era de linaje escocés– y no le disgustaban los deberes de la mujer de un embajador, pero no soñó en protestar. Figueroa murió poco después; Clara, tras unos años de indecisión y de íntima busca, se entregó al ejercicio de la pintura, incitada acaso por el ejemplo de Marta Pizarro, su amiga.

Con diligencia trabajaron para el gran día. Enceraron los pisos, limpiaron los cristales de las ventanas, desenfundaron las arañas, lustraron la caoba, pulieron la platería de la vitrina, modificaron la disposición de los muebles y dejaron abierto el piano de la sala para lucir el cubreteclas de terciopelo. La gente iba y venía. La única persona ajena a esa bulla era la señora de Jáuregui, que parecía no entender nada. Sonreía; Julia, asistida por la sirvienta, la acicaló, como si ya estuviera muerta. Lo primero que las visitas verían al entrar sería el óleo del prócer y, un poco más abajo y a la derecha, la espada de sus muchas batallas. Aun en las épocas de penuria se habían negado siempre a venderla y pensaban donarla al Museo Histórico. Una vecina de lo más atenta les prestó para la ocasión una maceta de malvones.

La fiesta empezaría a las siete. Fijaron como hora las seis y media, porque sabían que a nadie le gusta llegar a encender las luces. A las siete y diez no había un alma; discutieron con alguna acritud las desventajas y ventajas de la impuntualidad. Elvira, que se preciaba de llegar a la hora precisa, dictaminó que era una imperdonable desconsideración tener esperando a la gente; Julia, repitiendo palabras de su marido, opinó que llegar tarde es una cortesía, porque si todos lo hacen es más cómodo y nadie apura a nadie. A las siete y cuarto la gente no cabía en la casa. El barrio entero pudo ver y envidiar el coche y el chauffeur de la señora de Figueroa, que no las invitaba casi nunca, pero que recibieron con efusión, para que nadie sospechara que sólo se veían por muerte de un obispo. El presidente envió a su edecán, un señor muy amable, que dijo que para él era todo un honor estrechar la mano de la hija del héroe de Cerro Alto. El ministro, que tuvo que retirarse temprano, leyó un discurso muy conceptuoso, en el cual, sin embargo, se hablaba más de San Martín que del coronel Rubio. La anciana estaba en su sillón, contra unos almohadones y a ratos inclinaba la cabeza o dejaba caer el abanico. Un grupo de señoras distinguidas, las Damas de la Patria, le cantaron el Himno, que pareció no oír. Los fotógrafos dispusieron a la concurrencia en grupos artísticos y prodigaron sus fogonazos. Las copitas de oporto y de jerez no daban abasto. Descorcharon varias botellas de champagne. La señora de Jáuregui no articuló una sola palabra: acaso ya no sabía quién era. Desde esa noche guardó cama.

Cuando los extraños se fueron la familia improvisó una pequeña cena fría. El olor del tabaco y del café ya había disipado el del tenue benjuí.

Los diarios de la mañana y de la tarde mintieron con lealtad; ponderaron la casi milagrosa retentiva de la hija del prócer, que "es archivo elocuente de cien años de la historia argentina". Julia quiso mostrarle esas crónicas. En la penumbra, la señora mayor seguía inmóvil, con los ojos cerrados. No tenía fiebre; el médico la examinó y declaró que todo andaba bien. A los pocos días murió. La irrupción de la turba, el tumulto insólito, los fogonazos, el discurso, los uniformes, los repetidos apretones de manos y el ruidoso champagne habían apresurado su fin. Tal vez creyó que era la Mazorca que entraba.

Pienso en los muertos de Cerro Alto, pienso en los hombres olvidados de América y de España que perecieron bajo los cascos de los caballos; pienso que la última víctima de ese tropel de lanzas en el Perú sería, más de un siglo después, una señora anciana.



     

Previous Posts
Juan Manuel Sánchez - The Essence of a Woman

The Wright Stuff - A Sackfull of Laughs

Subject to Interpretation

From Modigliani to Olena Via Akhenaten & London Ar...

Madame d'Ora in Buenos Aires

A Boudoir In Purple

Las uñas - The Toe Nails

Art History on the Fly II - Tamara de Lempicka

Rosa 'English Elegance' 20 June 2016 On Its Way To...

What's a Ghetto?



Archives
1/15/06 - 1/22/06

1/22/06 - 1/29/06

1/29/06 - 2/5/06

2/5/06 - 2/12/06

2/12/06 - 2/19/06

2/19/06 - 2/26/06

2/26/06 - 3/5/06

3/5/06 - 3/12/06

3/12/06 - 3/19/06

3/19/06 - 3/26/06

3/26/06 - 4/2/06

4/2/06 - 4/9/06

4/9/06 - 4/16/06

4/16/06 - 4/23/06

4/23/06 - 4/30/06

4/30/06 - 5/7/06

5/7/06 - 5/14/06

5/14/06 - 5/21/06

5/21/06 - 5/28/06

5/28/06 - 6/4/06

6/4/06 - 6/11/06

6/11/06 - 6/18/06

6/18/06 - 6/25/06

6/25/06 - 7/2/06

7/2/06 - 7/9/06

7/9/06 - 7/16/06

7/16/06 - 7/23/06

7/23/06 - 7/30/06

7/30/06 - 8/6/06

8/6/06 - 8/13/06

8/13/06 - 8/20/06

8/20/06 - 8/27/06

8/27/06 - 9/3/06

9/3/06 - 9/10/06

9/10/06 - 9/17/06

9/17/06 - 9/24/06

9/24/06 - 10/1/06

10/1/06 - 10/8/06

10/8/06 - 10/15/06

10/15/06 - 10/22/06

10/22/06 - 10/29/06

10/29/06 - 11/5/06

11/5/06 - 11/12/06

11/12/06 - 11/19/06

11/19/06 - 11/26/06

11/26/06 - 12/3/06

12/3/06 - 12/10/06

12/10/06 - 12/17/06

12/17/06 - 12/24/06

12/24/06 - 12/31/06

12/31/06 - 1/7/07

1/7/07 - 1/14/07

1/14/07 - 1/21/07

1/21/07 - 1/28/07

1/28/07 - 2/4/07

2/4/07 - 2/11/07

2/11/07 - 2/18/07

2/18/07 - 2/25/07

2/25/07 - 3/4/07

3/4/07 - 3/11/07

3/11/07 - 3/18/07

3/18/07 - 3/25/07

3/25/07 - 4/1/07

4/1/07 - 4/8/07

4/8/07 - 4/15/07

4/15/07 - 4/22/07

4/22/07 - 4/29/07

4/29/07 - 5/6/07

5/6/07 - 5/13/07

5/13/07 - 5/20/07

5/20/07 - 5/27/07

5/27/07 - 6/3/07

6/3/07 - 6/10/07

6/10/07 - 6/17/07

6/17/07 - 6/24/07

6/24/07 - 7/1/07

7/1/07 - 7/8/07

7/8/07 - 7/15/07

7/15/07 - 7/22/07

7/22/07 - 7/29/07

7/29/07 - 8/5/07

8/5/07 - 8/12/07

8/12/07 - 8/19/07

8/19/07 - 8/26/07

8/26/07 - 9/2/07

9/2/07 - 9/9/07

9/9/07 - 9/16/07

9/16/07 - 9/23/07

9/23/07 - 9/30/07

9/30/07 - 10/7/07

10/7/07 - 10/14/07

10/14/07 - 10/21/07

10/21/07 - 10/28/07

10/28/07 - 11/4/07

11/4/07 - 11/11/07

11/11/07 - 11/18/07

11/18/07 - 11/25/07

11/25/07 - 12/2/07

12/2/07 - 12/9/07

12/9/07 - 12/16/07

12/16/07 - 12/23/07

12/23/07 - 12/30/07

12/30/07 - 1/6/08

1/6/08 - 1/13/08

1/13/08 - 1/20/08

1/20/08 - 1/27/08

1/27/08 - 2/3/08

2/3/08 - 2/10/08

2/10/08 - 2/17/08

2/17/08 - 2/24/08

2/24/08 - 3/2/08

3/2/08 - 3/9/08

3/9/08 - 3/16/08

3/16/08 - 3/23/08

3/23/08 - 3/30/08

3/30/08 - 4/6/08

4/6/08 - 4/13/08

4/13/08 - 4/20/08

4/20/08 - 4/27/08

4/27/08 - 5/4/08

5/4/08 - 5/11/08

5/11/08 - 5/18/08

5/18/08 - 5/25/08

5/25/08 - 6/1/08

6/1/08 - 6/8/08

6/8/08 - 6/15/08

6/15/08 - 6/22/08

6/22/08 - 6/29/08

6/29/08 - 7/6/08

7/6/08 - 7/13/08

7/13/08 - 7/20/08

7/20/08 - 7/27/08

7/27/08 - 8/3/08

8/3/08 - 8/10/08

8/10/08 - 8/17/08

8/17/08 - 8/24/08

8/24/08 - 8/31/08

8/31/08 - 9/7/08

9/7/08 - 9/14/08

9/14/08 - 9/21/08

9/21/08 - 9/28/08

9/28/08 - 10/5/08

10/5/08 - 10/12/08

10/12/08 - 10/19/08

10/19/08 - 10/26/08

10/26/08 - 11/2/08

11/2/08 - 11/9/08

11/9/08 - 11/16/08

11/16/08 - 11/23/08

11/23/08 - 11/30/08

11/30/08 - 12/7/08

12/7/08 - 12/14/08

12/14/08 - 12/21/08

12/21/08 - 12/28/08

12/28/08 - 1/4/09

1/4/09 - 1/11/09

1/11/09 - 1/18/09

1/18/09 - 1/25/09

1/25/09 - 2/1/09

2/1/09 - 2/8/09

2/8/09 - 2/15/09

2/15/09 - 2/22/09

2/22/09 - 3/1/09

3/1/09 - 3/8/09

3/8/09 - 3/15/09

3/15/09 - 3/22/09

3/22/09 - 3/29/09

3/29/09 - 4/5/09

4/5/09 - 4/12/09

4/12/09 - 4/19/09

4/19/09 - 4/26/09

4/26/09 - 5/3/09

5/3/09 - 5/10/09

5/10/09 - 5/17/09

5/17/09 - 5/24/09

5/24/09 - 5/31/09

5/31/09 - 6/7/09

6/7/09 - 6/14/09

6/14/09 - 6/21/09

6/21/09 - 6/28/09

6/28/09 - 7/5/09

7/5/09 - 7/12/09

7/12/09 - 7/19/09

7/19/09 - 7/26/09

7/26/09 - 8/2/09

8/2/09 - 8/9/09

8/9/09 - 8/16/09

8/16/09 - 8/23/09

8/23/09 - 8/30/09

8/30/09 - 9/6/09

9/6/09 - 9/13/09

9/13/09 - 9/20/09

9/20/09 - 9/27/09

9/27/09 - 10/4/09

10/4/09 - 10/11/09

10/11/09 - 10/18/09

10/18/09 - 10/25/09

10/25/09 - 11/1/09

11/1/09 - 11/8/09

11/8/09 - 11/15/09

11/15/09 - 11/22/09

11/22/09 - 11/29/09

11/29/09 - 12/6/09

12/6/09 - 12/13/09

12/13/09 - 12/20/09

12/20/09 - 12/27/09

12/27/09 - 1/3/10

1/3/10 - 1/10/10

1/10/10 - 1/17/10

1/17/10 - 1/24/10

1/24/10 - 1/31/10

1/31/10 - 2/7/10

2/7/10 - 2/14/10

2/14/10 - 2/21/10

2/21/10 - 2/28/10

2/28/10 - 3/7/10

3/7/10 - 3/14/10

3/14/10 - 3/21/10

3/21/10 - 3/28/10

3/28/10 - 4/4/10

4/4/10 - 4/11/10

4/11/10 - 4/18/10

4/18/10 - 4/25/10

4/25/10 - 5/2/10

5/2/10 - 5/9/10

5/9/10 - 5/16/10

5/16/10 - 5/23/10

5/23/10 - 5/30/10

5/30/10 - 6/6/10

6/6/10 - 6/13/10

6/13/10 - 6/20/10

6/20/10 - 6/27/10

6/27/10 - 7/4/10

7/4/10 - 7/11/10

7/11/10 - 7/18/10

7/18/10 - 7/25/10

7/25/10 - 8/1/10

8/1/10 - 8/8/10

8/8/10 - 8/15/10

8/15/10 - 8/22/10

8/22/10 - 8/29/10

8/29/10 - 9/5/10

9/5/10 - 9/12/10

9/12/10 - 9/19/10

9/19/10 - 9/26/10

9/26/10 - 10/3/10

10/3/10 - 10/10/10

10/10/10 - 10/17/10

10/17/10 - 10/24/10

10/24/10 - 10/31/10

10/31/10 - 11/7/10

11/7/10 - 11/14/10

11/14/10 - 11/21/10

11/21/10 - 11/28/10

11/28/10 - 12/5/10

12/5/10 - 12/12/10

12/12/10 - 12/19/10

12/19/10 - 12/26/10

12/26/10 - 1/2/11

1/2/11 - 1/9/11

1/9/11 - 1/16/11

1/16/11 - 1/23/11

1/23/11 - 1/30/11

1/30/11 - 2/6/11

2/6/11 - 2/13/11

2/13/11 - 2/20/11

2/20/11 - 2/27/11

2/27/11 - 3/6/11

3/6/11 - 3/13/11

3/13/11 - 3/20/11

3/20/11 - 3/27/11

3/27/11 - 4/3/11

4/3/11 - 4/10/11

4/10/11 - 4/17/11

4/17/11 - 4/24/11

4/24/11 - 5/1/11

5/1/11 - 5/8/11

5/8/11 - 5/15/11

5/15/11 - 5/22/11

5/22/11 - 5/29/11

5/29/11 - 6/5/11

6/5/11 - 6/12/11

6/12/11 - 6/19/11

6/19/11 - 6/26/11

6/26/11 - 7/3/11

7/3/11 - 7/10/11

7/10/11 - 7/17/11

7/17/11 - 7/24/11

7/24/11 - 7/31/11

7/31/11 - 8/7/11

8/7/11 - 8/14/11

8/14/11 - 8/21/11

8/21/11 - 8/28/11

8/28/11 - 9/4/11

9/4/11 - 9/11/11

9/11/11 - 9/18/11

9/18/11 - 9/25/11

9/25/11 - 10/2/11

10/2/11 - 10/9/11

10/9/11 - 10/16/11

10/16/11 - 10/23/11

10/23/11 - 10/30/11

10/30/11 - 11/6/11

11/6/11 - 11/13/11

11/13/11 - 11/20/11

11/20/11 - 11/27/11

11/27/11 - 12/4/11

12/4/11 - 12/11/11

12/11/11 - 12/18/11

12/18/11 - 12/25/11

12/25/11 - 1/1/12

1/1/12 - 1/8/12

1/8/12 - 1/15/12

1/15/12 - 1/22/12

1/22/12 - 1/29/12

1/29/12 - 2/5/12

2/5/12 - 2/12/12

2/12/12 - 2/19/12

2/19/12 - 2/26/12

2/26/12 - 3/4/12

3/4/12 - 3/11/12

3/11/12 - 3/18/12

3/18/12 - 3/25/12

3/25/12 - 4/1/12

4/1/12 - 4/8/12

4/8/12 - 4/15/12

4/15/12 - 4/22/12

4/22/12 - 4/29/12

4/29/12 - 5/6/12

5/6/12 - 5/13/12

5/13/12 - 5/20/12

5/20/12 - 5/27/12

5/27/12 - 6/3/12

6/3/12 - 6/10/12

6/10/12 - 6/17/12

6/17/12 - 6/24/12

6/24/12 - 7/1/12

7/1/12 - 7/8/12

7/8/12 - 7/15/12

7/15/12 - 7/22/12

7/22/12 - 7/29/12

7/29/12 - 8/5/12

8/5/12 - 8/12/12

8/12/12 - 8/19/12

8/19/12 - 8/26/12

8/26/12 - 9/2/12

9/2/12 - 9/9/12

9/9/12 - 9/16/12

9/16/12 - 9/23/12

9/23/12 - 9/30/12

9/30/12 - 10/7/12

10/7/12 - 10/14/12

10/14/12 - 10/21/12

10/21/12 - 10/28/12

10/28/12 - 11/4/12

11/4/12 - 11/11/12

11/11/12 - 11/18/12

11/18/12 - 11/25/12

11/25/12 - 12/2/12

12/2/12 - 12/9/12

12/9/12 - 12/16/12

12/16/12 - 12/23/12

12/23/12 - 12/30/12

12/30/12 - 1/6/13

1/6/13 - 1/13/13

1/13/13 - 1/20/13

1/20/13 - 1/27/13

1/27/13 - 2/3/13

2/3/13 - 2/10/13

2/10/13 - 2/17/13

2/17/13 - 2/24/13

2/24/13 - 3/3/13

3/3/13 - 3/10/13

3/10/13 - 3/17/13

3/17/13 - 3/24/13

3/24/13 - 3/31/13

3/31/13 - 4/7/13

4/7/13 - 4/14/13

4/14/13 - 4/21/13

4/21/13 - 4/28/13

4/28/13 - 5/5/13

5/5/13 - 5/12/13

5/12/13 - 5/19/13

5/19/13 - 5/26/13

5/26/13 - 6/2/13

6/2/13 - 6/9/13

6/9/13 - 6/16/13

6/16/13 - 6/23/13

6/23/13 - 6/30/13

6/30/13 - 7/7/13

7/7/13 - 7/14/13

7/14/13 - 7/21/13

7/21/13 - 7/28/13

7/28/13 - 8/4/13

8/4/13 - 8/11/13

8/11/13 - 8/18/13

8/18/13 - 8/25/13

8/25/13 - 9/1/13

9/1/13 - 9/8/13

9/8/13 - 9/15/13

9/15/13 - 9/22/13

9/22/13 - 9/29/13

9/29/13 - 10/6/13

10/6/13 - 10/13/13

10/13/13 - 10/20/13

10/20/13 - 10/27/13

10/27/13 - 11/3/13

11/3/13 - 11/10/13

11/10/13 - 11/17/13

11/17/13 - 11/24/13

11/24/13 - 12/1/13

12/1/13 - 12/8/13

12/8/13 - 12/15/13

12/15/13 - 12/22/13

12/22/13 - 12/29/13

12/29/13 - 1/5/14

1/5/14 - 1/12/14

1/12/14 - 1/19/14

1/19/14 - 1/26/14

1/26/14 - 2/2/14

2/2/14 - 2/9/14

2/9/14 - 2/16/14

2/16/14 - 2/23/14

2/23/14 - 3/2/14

3/2/14 - 3/9/14

3/9/14 - 3/16/14

3/16/14 - 3/23/14

3/23/14 - 3/30/14

3/30/14 - 4/6/14

4/6/14 - 4/13/14

4/13/14 - 4/20/14

4/20/14 - 4/27/14

4/27/14 - 5/4/14

5/4/14 - 5/11/14

5/11/14 - 5/18/14

5/18/14 - 5/25/14

5/25/14 - 6/1/14

6/1/14 - 6/8/14

6/8/14 - 6/15/14

6/15/14 - 6/22/14

6/22/14 - 6/29/14

6/29/14 - 7/6/14

7/6/14 - 7/13/14

7/13/14 - 7/20/14

7/20/14 - 7/27/14

7/27/14 - 8/3/14

8/3/14 - 8/10/14

8/10/14 - 8/17/14

8/17/14 - 8/24/14

8/24/14 - 8/31/14

8/31/14 - 9/7/14

9/7/14 - 9/14/14

9/14/14 - 9/21/14

9/21/14 - 9/28/14

9/28/14 - 10/5/14

10/5/14 - 10/12/14

10/12/14 - 10/19/14

10/19/14 - 10/26/14

10/26/14 - 11/2/14

11/2/14 - 11/9/14

11/9/14 - 11/16/14

11/16/14 - 11/23/14

11/23/14 - 11/30/14

11/30/14 - 12/7/14

12/7/14 - 12/14/14

12/14/14 - 12/21/14

12/21/14 - 12/28/14

12/28/14 - 1/4/15

1/4/15 - 1/11/15

1/11/15 - 1/18/15

1/18/15 - 1/25/15

1/25/15 - 2/1/15

2/1/15 - 2/8/15

2/8/15 - 2/15/15

2/15/15 - 2/22/15

2/22/15 - 3/1/15

3/1/15 - 3/8/15

3/8/15 - 3/15/15

3/15/15 - 3/22/15

3/22/15 - 3/29/15

3/29/15 - 4/5/15

4/5/15 - 4/12/15

4/12/15 - 4/19/15

4/19/15 - 4/26/15

4/26/15 - 5/3/15

5/3/15 - 5/10/15

5/10/15 - 5/17/15

5/17/15 - 5/24/15

5/24/15 - 5/31/15

5/31/15 - 6/7/15

6/7/15 - 6/14/15

6/14/15 - 6/21/15

6/21/15 - 6/28/15

6/28/15 - 7/5/15

7/5/15 - 7/12/15

7/12/15 - 7/19/15

7/19/15 - 7/26/15

7/26/15 - 8/2/15

8/2/15 - 8/9/15

8/9/15 - 8/16/15

8/16/15 - 8/23/15

8/23/15 - 8/30/15

8/30/15 - 9/6/15

9/6/15 - 9/13/15

9/13/15 - 9/20/15

9/20/15 - 9/27/15

9/27/15 - 10/4/15

10/4/15 - 10/11/15

10/18/15 - 10/25/15

10/25/15 - 11/1/15

11/1/15 - 11/8/15

11/8/15 - 11/15/15

11/15/15 - 11/22/15

11/22/15 - 11/29/15

11/29/15 - 12/6/15

12/6/15 - 12/13/15

12/13/15 - 12/20/15

12/20/15 - 12/27/15

12/27/15 - 1/3/16

1/3/16 - 1/10/16

1/10/16 - 1/17/16

1/31/16 - 2/7/16

2/7/16 - 2/14/16

2/14/16 - 2/21/16

2/21/16 - 2/28/16

2/28/16 - 3/6/16

3/6/16 - 3/13/16

3/13/16 - 3/20/16

3/20/16 - 3/27/16

3/27/16 - 4/3/16

4/3/16 - 4/10/16

4/10/16 - 4/17/16

4/17/16 - 4/24/16

4/24/16 - 5/1/16

5/1/16 - 5/8/16

5/8/16 - 5/15/16

5/15/16 - 5/22/16

5/22/16 - 5/29/16

5/29/16 - 6/5/16

6/5/16 - 6/12/16

6/12/16 - 6/19/16

6/19/16 - 6/26/16

6/26/16 - 7/3/16

7/3/16 - 7/10/16

7/10/16 - 7/17/16

7/17/16 - 7/24/16

7/24/16 - 7/31/16

7/31/16 - 8/7/16

8/7/16 - 8/14/16

8/14/16 - 8/21/16

8/21/16 - 8/28/16

8/28/16 - 9/4/16

9/4/16 - 9/11/16

9/11/16 - 9/18/16

9/18/16 - 9/25/16

9/25/16 - 10/2/16

10/2/16 - 10/9/16

10/9/16 - 10/16/16

10/16/16 - 10/23/16

10/23/16 - 10/30/16

10/30/16 - 11/6/16

11/6/16 - 11/13/16

11/13/16 - 11/20/16

11/20/16 - 11/27/16

11/27/16 - 12/4/16

12/4/16 - 12/11/16